Actualizado 17/07/2007 00:40 CET

Detenido el ex subdelegado del Gobierno en Cataluña por su relación con la mafia rusa

BARCELONA/MADRID, 16 Jul. (OTR/PRESS) -

Eduard Planells, hasta hace un mes subdelegado del Gobierno en Cataluña, fue detenido hoy en Barcelona por un operativo conjunto de la Policía y la Guardia Civil, tras una orden de la Fiscalía Anticorrupción por sus presuntos relaciones con miembros de la mafia rusa detenidos en la 'operación Avispa'. Según informó posteriormente el director general de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida, Planells habría facilitado la obtención de "los permisos de residencia" a los miembros de dicha organización mafiosa. Por su parte, el delegado de Gobierno en Cataluña, Joan Rangel, advirtió que será "implacable" con la corrupción, al tiempo que descartó su dimisión.

Según informó hoy la Fiscalía Anticorrupción, a raíz de la investigación realizada por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu en torno a la 'operación Avispa' se tuvo conocimiento de la existencia de irregularidades de relevancia penal en la Subdelegación del Gobierno en Cataluña que podrían tipificarse como delitos de prevaricación, cohecho y falsedad de documentos, y cuyos principal responsable sería Planells, que fue detenido hoy junto a otras cuatro personas, una de ellas, un ciudadano marroquí que trabajaba en una gestoría y que fue arrestado en la localidad de Terrasa.

Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional procedieron al registro de los domicilios de los cuatro detenidos y obtuvieron también autorización judicial para acceder al archivo de expedientes de extranjería de la Subdelegación del Gobierno, con el fin de comprobar la existencia de irregularidades. Planells dejó su puesto como subdelegado en junio y fue contratado por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones. Según Mesquida, la detención de Planells se debe a que presuntamente facilitó "a través de documentación" la obtención de "permisos de residencia" a la mafia.

El juez Andreu tomará declaración mañana al ex subdelegado del Gobierno en Cataluña y a los otros tres detenidos, a quienes se les imputan delitos de prevaricación, cohecho y falsedad documental. Planells ya había sido investigado en los últimos años por la Policía, la Guardia Civil y el CNI por su presunta relación con los capos de la mafia rusa que fueron detenidos dentro de la 'operación Avispa', que se desarrolló en dos fases. La primera en junio de 2005, cuando fueron detenidas 28 personas, 22 de ellas considerados capos de las mafias de la antigua URSS. Una segunda fase tuvo lugar en noviembre de 2006, en la que se detuvo a otras nueve personas.

Por su parte, el delegado del Gobierno en Cataluña anunció que, paralelamente a las acciones de la Fiscalía Anticorrupción, la Delegación ha abierto una investigación de carácter administrativo que incluye expedientes sancionadores y disciplinarios. Así, Rangel advirtió que se actuará "con la máxima contundencia" y lamentó que "de vez en cuando se produzcan hechos de esta naturaleza" entre funcionarios y cargos públicos. Por ello, reiteró su "firme voluntad" de depurar responsabilidades y esclarecer los hechos, si bien también defendió la presunción de inocencia. Además, descartó presentar su dimisión: "a veces las precipitaciones son malas consejeras".

UN PERFIL ADECUADO

En una rueda de prensa en la Delegación, Rangel defendió que nombró a Planells como subdelegado en 2004 sin conocerlo personalmente, porque se lo habían recomendado por ser una persona "eficaz" y porque tenía el "perfil" adecuado para resolver el "colapso" que había en Extranjería. Rangel insistió en la búsqueda de "transparencia" y en la "colaboración" con el Cuerpo Nacional de Policía y con la Guardia Civil. "Hemos estado, estamos y estaremos persiguiendo cualquier tipo de corrupción", dijo, y añadió que desde que hubo indicios de posibles irregularidades en la Delegación, colaboró "al máximo" con la autoridad judicial y con la Fiscalía.

Rangel optó por no vincular por el momento la detención de hoy de Planells con la investigación del año pasado sobre una carta de mayo de 2001 en la que Planells, entonces responsable de la Oficina de Extranjería, hablaba a favor de uno de los detenidos en la primera fase de la 'Operación Avispa', el capo ruso Malchas Tetruashvili. El delegado destacó que "este elemento por si solo no implica nada más que un elemento que puede tenerse en cuenta en una investigación compleja" y consideró que "se tiene que ver si el hecho tiene relación y cuáles son los cargos que se le imputan".

Además, Rangel aseguró que desde la Delegación desconocían que estaban investigando a Planells, pero que sí sabían que la Fiscalía Anticorrupción estaba llevando a cabo una investigación. "Noticia de posibles delitos concretos sobre el señor Planells no teníamos", agregó. En esta misma línea, apuntó que la Delegación ha primado "el interés general" por encima de "actuaciones que desgraciadamente se dan" porque "cuando surge una actuación de este tipo se tiene que cortar de raíz". Por último, el jefe superior de la Policía Nacional en Cataluña, José López, que acompañó a Rangel en su comparecencia, no descartó que haya más detenciones o registros.

Lo más leído

  1. 1

    La génesis de un rayo azul, observada desde la Estación Espacial

  2. 2

    El Gobierno prohíbe expulsar a 'okupas' si la entrada en la vivienda se produce sin "intimidación o violencia"

  3. 3

    El Gobierno prohíbe echar a 'okupas' si la entrada en la vivienda se produce sin "intimidación o violencia"

  4. 4

    ¿Cuándo se estrenan nuevos capítulos de Wandavisión (Bruja Escarlata y Vision) en Disney+?

  5. 5

    La cuarentena por contacto con positivo de COVID-19 podría reducirse a 7 días si se hace un test al final