Dos familias de rayas y siete especies de primates, en peligro de extinción por la sobrepesca y la caza, según la UICN

Publicado 18/07/2019 14:37:10CET
Bowmouth Guitarfish (Rhina ancylostoma) Pez Guitarra, en peligro crítico según la UICN
Bowmouth Guitarfish (Rhina ancylostoma) Pez Guitarra, en peligro crítico según la UICNUICN @MOAZZAM KHAN

   MADRID, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Dos familias de rayas están al borde de la extinción a consecuencia de la sobrepesca y la caza de animales silvestres para la carne y la pérdida de hábitats están detrás del declive de siete especies de primates, al tiempo que los peces de agua dulce también se encuentran en un situación "peligrosa", según la última actualización de la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN), que evalúa por primera vez más de 100.000 especies.

   En la actualidad, de las 105.732 especies que evalúa la UICN, un total de 28.338 están amenazadas de extinción, lo que supone el 26,80 por ciento del total.

   Los datos alertan también de la situación peligrosa de los peces de agua dulce en el mundo entero ya que un gran número de especies están amenazadas por la pérdida de ríos de caudal libre, el deterioro de los hábitats, la contaminación y especies invasoras.

   La directora general interina de la UICN, Grethel Aguilar, ha manifestado que esta actualización muestra "claramente" hasta qué punto los seres humanos están sobrexplotando la vida silvestre.

   "Es hora de darnos cuenta de que conservar la diversidad de la naturaleza redunda en nuestro interés y que es absolutamente fundamental para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Los Estados, el sector privado y la sociedad civil deben actuar con urgencia para poner fin a la sobreexplotación de la naturaleza y deben respetar y apoyar a comunidades locales y pueblos indígenas para reforzar medios de subsistencia sostenibles", ha manifestado.

   Por su parte, la directora mundial del Grupo de Conservación de la Biodiversidad de la UICN, Jane Smart, ha subrayado que esta actualización de la Lista Roja confirma las conclusiones de la reciente Evaluación Mundial de la Diversidad Biológica de IPBES que afirma que "la naturaleza sufre un declive sin precedentes en la historia de la humanidad".

   Así, ha añadido que el comercio impulsa el declive de las especies y reclama medidas "decisivas y a escala" para detener este declive. "Esta evaluación de realiza en un momento crucial, porque los Gobiernos están empezando a negociar un nuevo marco mundial para la biodiversidad con este fin", ha valorado.

   En concreto, están al borde de la extinción los peces guitarra gigantes y las rayas de la familia Rhinidae, que se caracterizan por sus hocicos alargado y constituyen actualmente la familia de peces marinos más amenazada del mundo, ya que 15 de sus 16 especies están clasificadas en la categoría 'en peligro crítico'. También, según la UICN, indica que la raya de Mauritania Rhynchorhina mauritaniensis está "muy cercana a la extinción" con un declive poblacional de más del 80 por ciento en los últimos 45 años.

   Se trata de una familia de rayas "estrechamente emparentada" con los tiburones, con especies que pueden alcanzar tres metros de largo, vive en aguas poco profundas desde los océanos Índico y Pacífico occidental hasta el Atlántico oriental y el mar Mediterráneo.

   En estos momentos, la UICN considera que la pesca costera cada vez más intensa y no reglamentada es la "razón principal de su declive". De hecho, la mayoría de las capturas es accesoria a la pesca de otras especies. La carne de estos peces se vende a nivel local, mientras que las aletas son muy apreciadas y se comercializan en todo el mundo para la sopa de aletas de tiburón.

   El copresidente del Grupo de Especialistas en Tiburones de la Comisión de Supervivencia de Especies de la UINC, Colin Simpfendorfer, ha insistido en que para impedir la extinción de esta familia de rayas los Gobiernos deben establecer y aplicar medidas de protección de las especies, programas de mitigación de las capturas incidentales, áreas marinas protegidas y controles del comercio internacional.

   "Se necesitan también con urgencia, a nivel local, iniciativas educativas encaminadas a la identificación de estas especies y de su estado, y a la aplicación de protocolos para una liberación segura de las capturas incidentales", ha reclamado.

SIETE PRIMATES AMENAZADOS

   Por otro lado, la caza y la pérdida de hábitats ha llevado a la extinción a siete especies de primates. De estas, seis viven en África Occidental por la caza de animales silvestres para la carne y la deforestación relacionada con la urbanización, que ha llevado a que el 40 por ciento de las especies de primates de África Central y Occidental están actualmente amenazantes de extinción.

   El presidente del grupo de especialistas en primates de la Comisión de Supervivencia de Especies de la UICN, Russ Mittermeier, ha comentado que para conservar la extraordinaria diversidad de primates en esta región será preciso crear "nuevas áreas protegidas, mejorar la gestión de las ya existentes, cumplir de forma más efectiva la legislación de protección y encontrar alternativas económicas que valoren a los primates por otra cosa que su carne, principalmente el ecoturismo de observación de estas especies, como se hace con éxito en otras regiones de África.

   En concreto, el cercopiteco de Roloway ha pasado de la categoría de 'en peligro' a 'en peligro crítico'. Se trata de una especie endémica de Costa de Marfil y Ghana, con menos de 2.000 individuos.

   El mangabeye de boina roja que era abundante desde el oeste de Nigeria hasta la frontera entre Gabón y el Congo ha pasado de la categoría 'vulnerable' a 'en peligro' y en la actualidad, la población más saludable está aparentemente en Gabón.

   Por otro lado, la UICN alerta de un "declive silencioso" de más de la mitad de los peces de agua dulce endémicos de Japón y más de un tercio de los peces de agua dulce de México están amenazados de extinción por la pérdida de caudal libre en los ríos y la creciente contaminación agrícola y urbana.

   Así, añade que la construcción de diques y presas conjugada con la competencia y la depredación por especies exóticas invasoras tienen efectos "considerables" sobre las especies de peces de agua dulce.

   El director de la Unidad de Biodiversidad de Agua Dulce de la UICN, William Darwall, alerta de que la pérdida de estas especies privaría a miles de millones de personas de una fuente esencial de alimentos e ingresos y podría provocar efectos en cadena sobre ecosistemas enteros. "Necesitamos urgentemente políticas sobre el uso humano de las aguas dulces que tenga en cuenta las necesidades de muchas otras especies que comparten estos ecosistemas", ha insistido.

   Darwall ha indicado que las especies de peces de agua dulce en el planeta suman casi 18.000 pero están experimentando un declive enorme y, en gran medida, desapercibido.

   La actualización de la UICN incluye cerca de 500 especies de peces óseos de aguas profundas, como los peces linterna luminiscentes, e incluye nuevas especies de la mayoría de árboles de bosques secos de Madagascar, como por ejemplo 23 especies de palo rosa y palisandro, que en un 90 por ciento están amenazadas; el olmo americano, una especie de zonas boscosas de Canadá y Estados Unidos, que entra por primera vez en la lista en la categoría de 'en peligro'.

   En total, la Lista Roja de 2019 incluye más de 5.000 árboles de 180 países, lo que implica una "significativa aportación a la Evaluación Mundial de los árboles, que aspira a evaluar todas las especies de árboles del planeta de aquí a finales de 2020.

   La Lista Roja de la UICN ha evaluado en total 105.732 especies, de las que 28.338 están amenazadas. En concreto, están extintas 873 especies; extintas en estado silvestre, 73; en peligro crítico figuran 6.127; en peligro, 9.754 especies; en situación vulnerable, 12.457.

   Además, se encuentran en estado casi amenazado un total de 6.435 especies, mientras que en riesgo bajo o dependiente de la conservación figuran 205 especies. También hay 54.039 en situación de preocupación menor y cuentan con datos insuficientes para su evaluación un total de 15.769 especies.

Para leer más