Echevarría.- Derecho a Morir satisfecho, niega que sea eutanasia y afirma que la mayoría de enfermos desea vivir

Actualizado 15/03/2007 15:49:36 CET

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Federal Derecho a Morir Dignamente (DMD) señaló hoy "su satisfacción porque finalmente se haya respetado la voluntad de Inmaculada de que le fuera retirada la respiración mecánica", y afirmó que "la desconexión de un respirador no puede ser considerado en ningún caso una eutanasia, sino la renuncia a un tratamiento o la limitación del esfuerzo terapéutico", además de reconocer que la mayoría de los enfermos terminales desean seguir viviendo.

En un comunicado que la asociación ha hecho público, Derecho a Morir Dignamente afirma defender "el respeto a la voluntad de cada persona al final de su vida, sea cual sea, tanto si desea adelantar su muerte como si no".

Para esta asociación, "promover el suicidio, la eutanasia o la muerte voluntaria en cualquiera de sus formas, no es la finalidad de la asociación", sino "el último recurso para aquellos casos excepcionales en los que los cuidados paliativos no pueden aliviar el sufrimiento de los enfermos de forma satisfactoria". DMD señaló que la eutanasia y el suicidio no son "una solución, un sustituto o una alternativa" a la asistencia sanitaria.

La asociación Derecho a Morir Dignamente cuenta con 2.000 socios en toda España, y promueve desde 1987 un testamento vital para que se pueda aplicar la eutanasia a quien lo firme "en caso de que, llegado el momento, esté despenalizada", informaron a Europa Press fuentes de DMD. La asociación llegó a un acuerdo con el registro de la Comunidad de Madrid para incluir un apartado en el que el firmante pueda optar por la eutanasia.