España contribuirá a la extensión del agua potable en Iberoamérica con "un mínimo" de 1.500 millones

Actualizado 09/11/2007 21:33:21 CET

SANTIAGO DE CHILE, 9 Nov. (OTR/PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció hoy, en la primera sesión plenaria de la XVII Cumbre Iberoamericana, que España colaborará en la extensión del acceso al agua potable en Latinoamérica con "un mínimo de 1.500 millones de euros" hasta 2012, fondos con los que se pone en marcha el Fondo Iberoamericano para el Acceso al Agua Potable, una iniciativa del Ejecutivo español en la última cita de Montevideo. Además, Zapatero y el Rey informaron a sus homólogos iberoamericanos de que España abrirá de una base en Panamá desde la que partirán los envíos de ayuda humanitaria para asistir a los damnificados en eventuales catástrofes naturales.

Durante su intervención en la sesión plenaria, Zapatero indicó que el plan para la extensión del acceso al agua potable está "abierto a otras contribuciones" y se congratuló de que en esta Cumbre Iberoamericana se haya "pasado de la retórica a los compromisos". Según Zapatero, la Cumbre de Chile será recordada como aquella en la que los 22 países de la Comunidad Iberoamericana pusieron en marcha "recursos", como quedará reflejado en la adopción el sábado del convenio de seguridad social, que reconocerá a los emigrantes el tiempo de cotización en otros países de la región y sobre el que aseguró ya hay un "acuerdo".

El jefe del Gobierno recordó que más de 1.000 millones de personas en el mundo no tienen acceso al agua potable, de los que 58 millones viven en Iberoamérica, en su gran mayoría ciudadanos de zonas rurales y poblaciones indígenas, y que esta carencia causa al año la muerte en el mundo de 22 millones de personas. Así, la iniciativa del Fondo Iberoamericano para el Acceso al Agua Potable persigue el objetivo de hacer efectivo el derecho al agua con el fin de contribuir al cumplimiento de los Objetivos del Milenio fijados por la ONU en 2000 para reducir el hambre y la pobreza en el mundo para 2015.

El Fondo Iberoamericano, para el que el presidente del Gobierno español comprometió "un mínimo" de 1.500 millones de euros hasta 2012, se destinará a apoyar infraestructuras y canalizaciones de agua, así como al tratamiento de las aguas residuales. Por otro lado, el Rey y Zapatero informaron a los presidentes de las Repúblicas centroamericanas, con quienes mantuvieron un desayuno de trabajo, que España abrirá una base desde donde se podrá enviar ayuda humanitaria a aquellos países de Latinoamérica que sufran catástrofes naturales.

POR LA SEGURIDAD DE IBEROAMÉRICA

El hangar estará situado en el Aeropuerto Internacional de Tocumen (Ciudad de Panamá) y tendrá capacidad para albergar hasta seis aviones con espacio para trasladar ayuda suficiente como para purificar 180.000 litros diarios de agua, abastecer a una población de 12.000 personas al día y facilitar material médico básico para la atención de 60.000 pacientes durante tres meses. La principal ventaja consistirá en que la ayuda llegará de forma más rápida a las zonas afectadas en América Central, que sufre de forma recurrente las consecuencias de huracanes e inundaciones, pero también en Iberoamérica en general.

Además, el Rey y el presidente del Gobierno presentaron a los presidentes centroamericanos el programa que ha preparado la cooperación española para Centroamérica, que arrancará en 2008 y tendrá un presupuesto de 12 millones de euros anuales, con una dotación global de 72 millones de euros para los próximos cinco años. El plan intervendrá en tres áreas: la lucha contra la violencia de género, contra la violencia juvenil y contra la impunidad de los delitos violentos.