Hurtado, víctima de abusos en la Iglesia, exige "transparencia" y el "obligado cumplimiento" de las normas del Papa

Actualizado 09/05/2019 15:03:23 CET

La asociación Infancia Robada espera que la Conferencia Episcopal Española "haga ya de una vez sus deberes"

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

Miguel Hurtado, portavoz de la asociación Infancia Robada y primera víctima que denunció abusos sexuales cometidos por el monje de Montserrat Andreu Soler, ha exigido "transparencia" en el sistema de denuncia de casos de abusos y el "obligado cumplimiento" de las normas establecidas en el Motu proprio 'Vos estis lux mundi', que ha publicado este jueves 9 de mayo el Vaticano.

El Papa ha dado un plazo de un año, hasta junio de 2020, para que todas las diócesis del mundo se doten de un sistema para que cualquier persona pueda denunciar casos de abusos, y ha reforzado en esta nueva norma la responsabilidad de los obispos o miembros de Institutos de vida consagrada para que avisen con "prontitud" de cualquier sospecha a este respecto.

"Todas las normas, no solamente en la Iglesia sino fuera de ella, pueden quedar muy bien en papel, pero lo más importante en la aplicación práctica que se hace. El Vaticano lleva 30 años anunciando reformas, protocolos, nuevas iniciativas que luego, en la práctica, no se llevan a cabo y quedan en papel mojado", ha criticado en declaraciones a Europa Press Miguel Hurtado.

Para la víctima de abusos, la consecuencia directa de ello es que "los sacerdotes pederastas no son sancionados adecuadamente y los obispos encubridores conservan su puesto de trabajo". Así, Hurtado ha defendido que las normas tienen que ser "de obligado cumplimiento y tienen que tener unas consecuencias seguras, que haya una alta probabilidad de que los que cometan transgresiones sean castigados".

"El Vaticano no tiene la credibilidad ni el currículum como para que nos creamos de buenas a primeras sus bonitas palabras", ha manifestado Miguel Hurtado, que considera que "habrá que ver la implementación cómo es".

En este sentido, ha criticado que "el Vaticano no ha prometido tolerancia cero, no ha prometido que todos los sacerdotes que sean condenados por abusos van a ser expulsados del sacerdocios y tampoco ha prometido tolerancia cero con el encubrimiento". "No nos dice cómo se va a juzgar a los obispos encubridores. ¿Va a haber un tribunal a parte del Vaticano? ¿Quién va a tomar la decisión?", ha planteado.

De este modo, Miguel Hurtado ha insistido en que, desde su punto de vista, "las consecuencias de abusar y de encubrir no están claras" y se deben "clarificar". Además, ha advertido de que "si el procedimiento no es transparente, si las sentencias no son públicas, si las consecuencias no son severas, al final va a quedar en aguda de borrajas".

Se trata de una normativa universal, que se aplicará a toda la Iglesia Católica, firmada por el Papa el pasado 7 de mayo de 2019. En ella, se determina también la obligación de todos los clérigos, religiosos y religiosas, de "informar con prontitud" a la autoridad eclesiástica de todas las denuncias de abusos de las que tengan conocimiento, así como de "las omisiones y encubrimiento en la gestión de los casos de abusos".

"El Papa Francisco dice que no se va a tolerar ni el abuso ni el encubrimiento. Le tomo la palabra. Cuando esas normas estén en funcionamiento haré una queja canónica contra el abad de Montserrat por haber encubierto mi caso y entonces los españoles podrán observar lo bien que funcionan en la práctica las nuevas normas del Papa. Veremos qué pasa", ha asegurado, para concluir que "va a ser la prueba del ocho".

En declaraciones a Europa Press, el presidente de la Asociación Infancia Robada, Juan Cuatrecasas, ha calificado de "positivo" el Motu proprio de Francisco. "Siempre, en estos casos cualquier medida positiva es un avance pero nos hacen falta hechos", ha apostillado.

"VAMOS A ESTAR ALERTA"

Cuatrecasas, padre de una víctima de abusos, ha recordado que llevan "muchos años esperando". "Y si bien lo valoramos positivamente, vamos a estar alerta para que todo esto que se dice en el Motu proprio se lleve a la práctica", ha advertido.

"Sabemos que en España la Iglesia va años por detrás con respecto a otras conferencias episcopales del mundo. Esperamos que la Conferencia Episcopal Española haga ya de una vez sus deberes, siga las directrices que marca el Papa y las víctimas puedan ver por fin la luz", ha zanjado.

ASOCIACIÓN DE APOYO BETANIA: "BUENA NOTICIA"

Por su parte, la presidenta de la Asociación para la Acogida y el Acompañamiento Betania, María Teresa Compte, ha calificado de "muy buena noticia" la normativa del Papa Francisco para casos de abusos. Así se ha expresado la responsable de la asociación que ofrece acompañamiento y ayuda terapéutica a las víctimas de abusos sexuales en el seno de la Iglesia en España.

"La noticia es buena, es muy buena porque estamos hablando de un documento que nos implica todos, cada uno, y el texto lo dice, tiene sus responsabilidades aunque se apela directamente a los obispos", ha explicado a Europa Press Compte.

Asimismo, la presidenta de Betania ha afirmado que "cuando se trata de un pronunciamiento de esa naturaleza hay una cosa que queda clara" y, en su opinión, es que "esto es un drama y son delitos que afectan a la Iglesia universal".

"Por lo tanto, una vez más, se trata de recordar que nadie puede mirar hacia otro lado ni buscar las culpabilidades en los otros, sino que esto llama a la conciencia de cada iglesia local, de cada comunidad y de cada bautizado en particular y, por su puesto, de cada obispo, de cada sacerdote y de cada laico. A todos", ha recalcado.

En este sentido, la presidenta de la asociación Betania ha puesto de manifiesto que "no hay manera de escapar de este imperativo y de este pronunciamiento que se ha hecho público con toda la fuerza que tiene".

Por otro lado, ha destacado que en el texto "hay cuestiones normativas que evidentemente que hay que aplicar" y ha puesto el foco en el tema de la protección de los datos que se manejan, ya que son "de personas que han sufrido un año indescriptible", informes que son "vitales y existenciales" y que "tienen que ver con el daño provocado a miles de personas a lo largo y ancho del mundo dentro de la Iglesia".

También considera que el documento contribuye "a ayudar, proteger, reparar y restaurar" y ha aplaudido que aluda a las familias. "Es algo importantísimo porque son víctimas indirectas", ha detallado, para después añadir que en el texto "hay cuestiones muy interesantes, muy necesarias, que llaman a la responsabilidad".

Contador