Un Juzgado de Bilbao reconoce el origen profesional de la muerte de un trabajador por exposición al amianto

Publicado 21/06/2019 10:51:42CET

BILBAO, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Social número 4 de Bilbao ha reconocido el origen profesional de la muerte de un trabajador por mesotelioma pleural, tras estar expuesto al amianto en Industrias Reunidas de Elorrio y Fundiciones San Eloy.

De esta forma, ha estimado la demanda de la viuda del trabajador, que falleció en febrero de 2017, a la edad de 57 años, a consecuencia de un mesotelioma metastático, derivado de la exposición al amianto y otros tóxicos en ambas empresas. En la primera de ellas trabajó durante 315 días a partir de 1985 y, en la segunda, 7.068 días a partir de 1994, según ha informado Asviamie, Asociación vasca de víctimas del amianto.

Fue en septiembre de 2016 cuando el Hospital de Galdakao diagnosticó a M.G.B. un adenocarcinoma pulmonar, con engrosamiento pleural, placas calcificadas e insuficiencia respiratoria. Mas tarde, tras un nuevo ingreso hospitalario, se modificó el diagnostico, por tratarse de un mesotelioma metastásico, enfermedad que deriva casi exclusivamente de la inhalación de fibras de amianto y recogida en el cuadro de enfermedades profesionales.

No obstante, el Instituto de la Seguridad Social de Bizkaia rechazó, en dos ocasiones, que la pensión de viudedad fuera derivada de enfermedad profesional. Según señala Osalan, "se tiene conocimiento de trabajadores que trabajaron en fundiciones con patologías relacionadas con la exposición al amianto y, dada la presencia de signos clínicos pleurales (engrosamiento y placas), hace aumentar la probabilidad de que se haya dado esa exposición al amianto".

El patólogo apunta, en su informe pericial, que el amianto "ha estado presente en la casi totalidad de los hornos de fundición como aislante térmico" y los trabajadores de fundiciones "constituyen un conocido grupo profesional de riesgo, según consta en las matrices de exposición laboral". Por ello, descarta expresamente que el "tabaquismo sea un factor de riesgo del mesotelioma".

En el proceso, un trabajador de Industrias Reunidas de Elorrio, que trabajó con el fallecido, afirmó que "éste echaba el caldo en la fundición, que estaba en la línea de fusión, llenaba la cuchara y la tapaba con amianto para que mantuvieran el calor". Además, subrayó que el amianto, en rollos grandes, lo cortaban con tijeras o un cuchillo.

Otro trabajador también aseguró que el uso del amianto era habitual, algo que negaron otros testigos presentados por Fundiciones San Eloy, la sentencia estima la demanda de la viuda, y declara que M.G.B. falleció a consecuencia de una enfermedad profesional.

Asviamie ha mostrado su satisfacción por esta una nueva resolución judicial, "que desbarata los escandalosos" intentos de ocultar el origen profesional de la epidemia de cáncer y enfermedades respiratorias en los trabajadores expuestos al amianto. "Las autoridades laborales y sanitarias no pueden continuar cerrando los ojos ante el crecimiento de la epidemia de cáncer, convertida en Euskadi en la principal causa de muerte", concluye.

Para leer más