El Papa, durante el Ángelus: "El amor herido puede ser sanado por Dios a través de la misericordia y el perdón"

Publicado 07/10/2018 14:12:45CET

MADRID, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Papa Francisco ha señalado que la Iglesia, ante tantos fracasos matrimoniales "dolorosos", está llamada a vivir su presencia de "caridad y misericordia" para "redirigir hacia Dios los corazones heridos y perdidos".

"La manera en que Dios mismo actúa con su pueblo infiel -es decir, con nosotros - nos enseña que el amor herido puede ser sanado por Dios a través de la misericordia y el perdón", ha señalado el máximo pontífice durante el tradicional Ángelus de este domingo.

Asimismo, ha pedido invocar a la Virgen María para que ayude a los esposos a "vivir y renovar siempre su unión a partir del don original de Dios". En el proyecto original del Creador, en palabras del Santo Padre, "no existe el hombre que se casa con una mujer y, si las cosas no van bien, la repudia".

Para el Papa, lo que permite a los esposos permanecer unidos en el matrimonio es "un amor de donación recíproca sostenido por la gracia de Cristo". "Si por el contrario prevalece en los cónyuges el interés individual, su propia satisfacción, entonces su unión no podrá resistir", ha concretado.

Jesús, añade, "no admite el repudio ni todo lo que puede llevar al naufragio de la relación". "Lo hace para confirmar el plan de Dios, en el que destaca la fuerza y la belleza de las relaciones humanas", ha asegurado el Pontífice.

Durante el Ángelus, Francisco también ha incidido en "no dividir lo que Dios ha unido". En este contexto, el Santo Padre ha explicado que Jesús, en primer lugar, "redimensiona la ley mosaica", afirmando que el antiguo legislador "escribió esta norma a causa de la dureza de su corazón".