El Papa pide una mayor "integración" en la región de los Balcanes que respete "la diversidad y derechos fundamentales"

Publicado 07/05/2019 11:59:55CET
CPP / Contacto

ROMA, 7 May. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha pedido en su primer día en Macedonia del Norte, última etapa de su 29° viaje internacional que comenzó en Bulgaria, que haya una mayor integración en los Balcanes, una región marcada por las tensiones étnicas y religiosas que culminaron en una guerra que supuso la desintegración de la República Federativa Socialista de Yugoslavia.

"Deseo que tal integración se desarrolle positivamente en toda la región de los Balcanes occidentales, como también que se logre respetando siempre la diversidad y los derechos fundamentales", ha destacado el pontífice en el Salón de la Mezquita del Palacio Presidencia ante diversas autoridades.

En este sentido ha hecho un llamamiento a la concordia y unión de culturas delante de todas las autoridades de Macedonia. "Todos los esfuerzos que se realicen, para que las distintas expresiones religiosas y las diferentes etnias encuentren un terreno de encuentro común en el respeto de la dignidad de cada persona humana y en la correspondiente garantía de las libertades fundamentales, nunca serán en vano; por el contrario, serán siembra necesaria para un futuro de paz y fecundidad", ha valorado.

En su discurso ante las autoridades, el Papa ha hablado sobre la importancia de Macedonia como "puente entre oriente y occidente y punto de confluencia de numerosas corrientes culturales".

Para el Papa, la historia y la cultura de la patria de Madre Teesa de Calcuta "revelan una presencia cristiana desde tiempos apostólicos" pero también una "composición multiétnica y multirreligiosa del rostro". Y ha especificado a este respecto: "Este conjunto de culturas y de pertenencias étnicas y religiosas dio lugar a una pacífica y duradera convivencia, en la que las distintas identidades han sabido y podido expresarse y desarrollarse sin negar, oprimir o discriminar a las otras".

De este modo ha asegurado que Macedonia es "ejemplo de referencia para una convivencia serena y fraterna, en la singularidad y el respeto recíproco".

Por otro lado, ha ensalzado el esfuerzo de este país por "acoger y socorrer a un gran número de migrantes y refugiados provenientes de diferentes países de Oriente Medio". "Ellos huían de la guerra o de condiciones de extrema pobreza, a menudo a causa de graves episodios bélicos, y en los años 2015 y 2016 atravesaron vuestras fronteras, en su mayor parte para dirigirse hacia el norte y oeste europeo, encontrando en vosotros un refugio valioso", ha considerado.

Por ello ha reivindicado la "inmediata solidaridad ofrecida" a los que se encontraban entonces en "una grave necesidad, por haber perdido muchos seres queridos además de la casa, el trabajo y la patria".

El Santo Padre ha citado además en su discurso a la santa Madre Teresa de Calcuta: "Deseo también homenajear de forma especial a una ilustre conciudadana vuestra que, movida por el amor de Dios, ha hecho de la caridad hacia el prójimo la ley suprema de su existencia, suscitando admiración en todo el mundo e inaugurando un específico y radical modo de ponerse al servicio de los que están abandonados, de los descartados, de los más pobres".

El Papa Francisco ha llegado a Macedonia tras su visita a Bulgaria. Después de la ceremonia de despedida en el aeropuerto de Sofía y el saludo al Primer Ministro búlgaro Bojko Borisov, el Papa partió a las 8:33 hora local (7:33 en Italia) hacia Skopie, donde aterrizó a las 8:10 horas. El Santo Padre fue recibido en el aeropuerto internacional de la capital de Macedonia y ya se ha reunido con el presidente Gjorge Ivanov y el primer ministro Zoran Zaev. Ningún Papa había visitado hasta ahora Macedonia del Norte.