Actualizado 14/08/2007 00:35 CET

REE sostiene que la caída del cable de Fecsa en Collblanc fue la causante del apagón

BARCELONA, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Red Eléctrica Española (REE), Luis Atienza, sostuvo hoy en su comparecencia ante la Diputación Permanente del Parlament que la caída del cable en la subestación de Collblanc fue la causante de tres cortocircuitos consecutivos que provocaron el incendio en la estación de Maragall.

Ante las acusaciones previas del presidente de Fecsa, Manuel Pizarro, Atienza aseveró que los cables "no se caen si están bien mantenidos a no ser que haya un viento huracanado, en cuyo caso, se caería también la torre".

De este modo, el responsable de Red Eléctrica atribuyó a un desgaste de los materiales por el paso del tiempo, o bien a otros motivos, que el cable se desprendiera e impactara dos veces contra las barras donde pasaban los cables de 220 kilowatios de la compañía.

Asimismo, la configuración de la red de distribución eléctrica, propiedad de Fecsa Endesa, hizo que no existiera una red alternativa, según Atienza, para el suministro tras el incidente del pasado 23 de julio y "agravó" las consecuencias del mismo.

Para Atienza, la falta de mallado en la red eléctrica de Barcelona provocó que ésta quedara "incapacitada para compensar el fallo" ocurrido tras la caída del cable de 110 kilowatios de Fecsa en la subestación de Collblanc.

CONFUSIÓN "INTERESADA"

A pesar de que el presidente de REE reconoció que se habían producido 13 incidentes en los activos de la compañía en Barcelona durante la semana previa al apagón, matizó que algunos fueron causados por "agresiones externas" y recordó que los sistemas de protección se activaron en todo caso para "confinar el fallo".

Precisamente la activación de este sistema de protección para aislar el incidente conlleva por defecto que "se disparen varias líneas" y, por eso, según Atienza, el presidente de Fecsa habló de "60 disparos", dando lugar a una posible confusión "interesada" que podría llevar a pensar que hubo tantos fallos como disparos.

Por otro lado, el responsable de REE negó las acusaciones de Pizarro de que los disparos provocaron un efecto térmico que influyó en el desprendimiento del cable y certificó que los efectos de un disparo son "menores a los que causa una nube pasajera que tapa el calor del sol durante un rato".

"Los cables no se caen si no es por la fatiga y el deterioro acumulado" que, según Atienza, "podría haber sido detectado y corregido con un mantenimiento correcto".

UN "RARO ACCIDENTE ESPECIALMENTE DAÑINO"

A pesar de esto, el responsable de la eléctrica no se atrevió a mencionar cuál fue "el desencadenante del incendio" de la subestación de Maragall que sufrió la avería más seria y manifestó que se deberá esperar a que finalice el expediente.

No obstante, recalcó que los oscilógrafos de la subestación registraron el "buen funcionamiento" de los sistemas de protección, aunque la caída del cable fue "especialmente dañina" y provocó algo que pasa "muy raras veces", como son los tres cortocircuitos seguidos.

En cuanto al compromiso de Red Eléctrica en Catalunya, el presidente de la empresa señaló que la renovación de las instalaciones no avanza como desearía porque muchas veces "el distribuidor --Fecsa-- limita el corte de algunas instalaciones que son necesarias para el suministro a los abonados".

De este modo, la renovación de la red es del 4% con la previsión de llegar al 14% a final de año, mientras que en las posiciones donde existe un mallado en la red ya se ha alcanzado el 52% de la renovación.

Atienza señaló que los trabajos continuarán y destacó que, si bien en España REE ha triplicado entre 2002 y 2007 su ritmo inversor, en Catalunya las cifras ente 2005 y 2007 muestran que las inversiones han sido cinco veces superiores hasta alcanzar los 112 millones de euros.