Actualizado 08/01/2007 23:30 CET

Rumanos y búlgaros trasladan a Caldera el "caos" en la gestión de su moratoria

MADRID, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

Diversas asociaciones de rumanos y búlgaros trasladaron hoy al ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, el "caos" que, a su juicio, se está produciendo en la gestión de la moratoria que restringe la libre circulación de trabajadores de ambos países en España durante los próximos dos años.

En una reunión mantenida esta tarde, la principal reivindicación trasladada por estas asociaciones al titular de Trabajo es que se pueda firmar de oficio un Número de Identificación de Extranjeros (NIE), imprescindible para que todos los ciudadanos que antes se encontraban en situación irregular en España puedan darse de alta como autónomos, ya que la moratoria no se aplica a los trabajadores por cuenta propia. A juicio del presidente de la Unión Hispanorromana de Alcalá de Henares, Jesús Miguel Benito de la Torre, ésta es la solución más rápida para que los ciudadanos antes irregulares puedan normalizar su situación y empezar a cotizar a la Seguridad Social.

Sin embargo, señaló que las oficinas donde tienen que solicitar este número en las diferentes Comunidades Autónomas están saturadas y las citas para pedirlo tardan meses. "Aunque la ley establece que este número se puede pedir en cualquier comisaría española, por ejemplo Madrid lo ha centralizado todo en su sede de General Pardiñas", añadió. En todo caso, las asociaciones de rumanos piden coordinación entre los Ministerios competentes en la gestión de la moratoria --Interior, Administraciones Públicas y Trabajo-- ya que, según aseguran, Caldera desconocía estos problemas de gestión.

La confusión sobre los pasos a seguir para que los aproximadamente 350.000 rumanos y búlgaros que antes de este año residían ilegalmente en España normalicen su situación, se mantenía entre las dos asociaciones tras terminar la reunión. Así, la Federación de Asociaciones de Inmigrantes Rumanos en España (FEDRON) y la Asociación de Rumanos de Castilla La Mancha entendieron de su conversación con el titular de Trabajo que los trabajadores por cuenta ajena podían también formalizar su situación con presentar una oferta o contrato de trabajo de duración mínima de un año. Mientras, Benito de la Torre aseguró que la única la legalidad posible es que estos extranjeros se establezcan como autónomos y que para ello obtengan un NIE, que es lo que está generando mayores problemas en la gestión "por falta de previsión" de la Administración.