Actualizado 27/07/2007 23:28 CET

Zapatero y Fillon se comprometen a cooperar en inmigración y a cerrar el acuerdo de las interconexiones

MADRID, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el primer ministro francés, François Fillon, se comprometieron hoy a reforzar la cooperación en materia de inmigración y a cerrar un acuerdo en la próxima cumbre hispano-francesa de diciembre sobre la interconexión eléctrica y de transporte entre ambos países.

Según explicó Zapatero en rueda de prensa, las relaciones entre España y Francia se encuentran "en un momento muy favorable en todos los ámbitos" y, por eso, añadió, tanto él como Fillon se comprometieron hoy a "incrementar ese buen momento", principalmente reforzando la cooperación en materia de inmigración y adoptando una decisión definitiva sobre las interconexiones en la cumbre bilateral de diciembre.

En este sentido, ambos expresaron su voluntad de "dar un nuevo impulso a la interconexión ferroviaria", comprometiéndose a "trabajar para obtener la máxima financiación posible" por parte de la UE, según el presidente del Gobierno, que agradeció "la voluntad y determinación del primer ministro francés" de que se logre la interconexión eléctrica, tan importante para España. El objetivo, según Zapatero, es que en la cumbre hispano-francesa "podamos firmar una agenda concreta y con plazos de la interconexión".

En cuanto a las críticas entre los ecologistas que la interconexión con Francia plantea en las zonas que se verán afectadas, el presidente del Ejecutivo subrayó que "la interconexión energética hay que hacerla" porque "España la necesita". "Ha llegado el momento en el que no podemos esperar", aseveró tajante.

RESPETO AL MEDIO AMBIENTE

No obstante, admitió que se trata de "una obra importante", de ahí la necesidad de que "el calendario se fije con precisión, junto con el trazado y las características técnicas", pero, añadió, que aunque se lleve a cabo "respetando los requisitos medioambientales", "no quiere decir que se haga caso a todas las voces que hablan teóricamente en defensa del medio ambiente".

Por su parte, Fillon dijo que el Gobierno francés es consciente de que es "un tema sumamente sensible para el Gobierno español" y está "determinado" a resolverlo. Por ello, dijo, de aquí a la cumbre bilateral de diciembre en París habrá que "resolver los problemas que se plantean" con el fin de que se pueda tomar una "decisión".

Según el primer ministro francés, "la cultura" tanto de Zapatero como del presidente francés, Nicolas Sarkozy, es "una cultura de resultados." Así pues, añadió, "no podemos seguir hablando de este tema sin que haya resultados". En diciembre, remachó, "habrá decisiones".

COOPERACION EXTERIOR

Por otra parte, Zapatero anunció que España y Francia, en materia de política exterior, han decidido realizar un "análisis conjunto para tener una presencia más intensa en áreas donde tenemos una menor presencia", fundamentalmente, precisó, en Africa y Asia. Se trata, dijo, de "una buena idea, sobre todo en temas comerciales y de inmigración". Francia, precisó el presidente, ya está llevando a cabo este tipo de cooperación con éxito con "Alemania en algunos lugares del mundo".

Según explicaron fuentes gubernamentales, se trata de una cooperación a nivel diplomático y de embajadas, que permite desplegar a personal español en las embajadas que Francia tiene en países donde España no cuenta con legación diplomática. Para el Gobierno español esto es especialmente importante en los países africanos en los que por el momento no tiene representación y que participan en los flujos migratorios.

En todo caso, indicaron las fuentes, España ya tiene suscrito un acuerdo similar de cooperación con Portugal para las antiguas colonias lusas en el continente africano. El objetivo, según estas fuentes, es que la cooperación diplomática esté plenamente operativa para la presidencia francesa de la UE en el segundo semestre de 2006.

Respecto al problema de la inmigración, que también fue abordado en el almuerzo de hoy, según Zapatero, ambos países coinciden en que es necesario que "Europa cada vez hable más de inmigración" y que "asuma más compromisos en materia migratoria". Además, añadió, España y Francia defienden la "legalidad" en este asunto y la importancia de la "integración de los inmigrantes en nuestras sociedades".

Para Fillon, el problema de la inmigración está íntimamente relacionado con "el tema del Mediterráneo" --Sarkozy desea crear una Unión Mediterránea en la que participen los diez países del sur de Europa más los países de la cuenca mediterránea--. Según el primer ministro galo, "es necesario que el Mediterráneo sea crisol de intercambio y de progreso".

Por último, tras resaltar que España y Francia "comparten una misma visión de Europa" y tienen muchas "coincidencias" en otros temas, Fillon explicó que los dos países desean que haya "una armonización de la legislación en materia de derecho de asilo" dentro de la UE y una mayor coordinación en materia migratoria.