Actualizado 26/11/2021 12:55 CET

Bilbao de leyenda: tres rutas para descubrir su patrimonio cultural

San Juan de Gaztelugatxe
San Juan de Gaztelugatxe - EUROPA PRESS

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) - En

Bilbao Bizkaia ofrece al viajero una magnífica colección de fortalezas, palacios o torres de control que le transportarán en un viaje en el tiempo hasta la época de los arcos, las espadas y los escudos. Testigos del paso del tiempo, sus torres se levantan albergando en su interior un importante patrimonio histórico y artístico.

El Casco Viejo de Bilbao es un guardián excepcional de la historia con destacados protagonistas como la monumental Catedral gótica de Santiago, la Biblioteca de Bidebarrieta, o el Palacio de Yohn.

Desde lo alto, protegiendo la vida de la Villa, se encuentra la Basílica de 'la Amatxu' Begoña. Fuera de la capital el viajero puede descubrir tesoros históricos como la Casa de Juntas y el Árbol de Gernika, el Castillo de Butrón en Gatika o la ermita de San Juan de Gaztelugatxe en la costa de Bermeo.

Además del patrimonio histórico, en Bizkaia hay tres lugares distinguidos como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO: la cueva de Santimamiñe, el Puente Colgante de Portugalete y la Reserva de la Biosfera de Urdaibai.

Cueva de Santimamiñe

En Bizkaia el turista puede disfrutar un rico patrimonio histórico en forma de templos religiosos, necrópolis, castillos medievales o restos del pasado industrial. Todos estos bienes culturales se localizan tanto en los pueblos de interior y de costa como en el entorno urbano.

En Deusto, la enorme escultura de un tigre ruge mientras "vigila" la Ría de Bilbao. Según parece, el empresario Miguel Mendizabal, en conflicto con la clase burguesa, le pidió al escultor Lucarini que hiciera esta obra para 'rugir' a sus adversarios desde lo alto del edificio.

Este tigre de hormigón forma parte de la historia de Bizkaia al igual que la Universidad de Deusto, alma máter de muchas personalidades reconocidas de Bizkaia y del Estado. De camino al Casco Viejo, nos encontraremos con el Ayuntamiento de Bilbao. Merece la pena destacar su Sala Árabe, realizada en estilo neomudéjar como la Alhambra de Granada.

Desde la Estación de la Concordia, construida en 1902, podemos coger el tren con destino al pasado más industrial. En Sestao observaremos los restos de los Altos Hornos de Bizkaia.

Puente de Portugalete

Allí cerca, en Portugalete, el Puente Bizkaia une la margen izquierda con la derecha desde el siglo XIX. El arquitecto Alberto de Palacio quiso reflejar el estilo de la Torre Eiffel en este monumento férreo declarado Patrimonio de la Humanidad en 2006.

En el paso por Bizkaia tienes una cita obligada con auténticos baluartes de su esencia. La ermita de San Juan de Gaztelugatxe ubicada en la costa de Bermeo es un claro ejemplo de ello. Su larga escalinata eleva este enclave histórico y legendario sobre el mar.

Asimismo, merece una visita por su importancia histórica y cultural la Casa de Juntas y el Árbol de Gernika, símbolo de la identidad vasca. La Cruz de Kurutziaga en Durango, el Monasterio de Ziortza, el Puente Viejo de Balmaseda, el castillo de Arteaga o la necrópolis de Argiñeta en Elorrio son otros bienes históricos que vale la pena observar de cerca.

TRES RUTAS LLENAS DE PATRIMONIO CULTURAL.

La Diputación Foral de Bizkaia ofrece en su página web una pequeña muestra del puzzle cultural que compone esta tierra y propone tres interesantes rutas para descubrir la historia de Bizkaia a través del patrimonio cultural de sus villas.

La ruta medieval por la costa de Bizkaia te acerca hasta la comarca de Uribe donde puedes conocer de primera mano la importancia que tuvieron las villas medievales de Larrabetzu, paso del Camino de Santiago y de la Ruta Juradera, Zamudio, Mungia, Gatika y Plentzia, enclave estratégico de la costa.

A través de estas rutas, el viajero puede descubrir la historia de Bizkaia gracias a su patrimonio cultural.

Getxo

La segunda ruta te invita a entender el pasado industrial y el presente de la Ría de Bilbao desde la capital hasta Portugalete, en la desembocadura del río Nervión, pasando por pueblos testigos de nuestro pasado.

Por el camino descubrirás la importancia de los puentes en la historia de la región como el Puente Bizkaia, Patrimonio de la Humanidad desde 2006 y los restos de los Altos Hornos de Sestao, donde aún se erigen vestigios industriales. Te animamos a continuar hasta el puerto de Santurtzi para rematar la experiencia con unas deliciosas sardinas asadas.

Por último, te presentamos la ruta por Balmaseda, villa que cuenta con un amplio patrimonio cultural con reminiscencias medievales y ferroviarias.

A tu paso por la primera villa de Bizkaia y su célebre Puente Viejo puedes contemplar joyas como la iglesia de San Severino, del siglo XV y el templo gótico de San Juan. No te puedes marchar de la localidad sin probar sus famosas alubias elaboradas en putxera.

Para leer más