Publicado 03/05/2021 12:00CET

El comité de ITP Aero llama a secundar una campaña contra la "persecución de la labor sindical" por parte de la empresa

Rueda de prensa del comité de empresa de ITP Aereo en las instalaciones de la empresa en Barakaldo (Bizkaia).
Rueda de prensa del comité de empresa de ITP Aereo en las instalaciones de la empresa en Barakaldo (Bizkaia). - COMITÉ DE EMPRESA ITP AEREO

Después de que ITP Aero y Gobierno Vasco hayan denunciado penalmente a un delegado del LAB por las protestas por el despido de 83 trabajadores

BILBAO, 3 May. (EUROPA PRESS) -

El comité de empresa de la fábrica de componentes aeroespaciales ITP Aero ha realizado un llamamiento a la movilización en el marco de la campaña que llevará a cabo para denunciar la "persecución de la labor sindical" por parte de la compañía y del Departamento de Seguridad y la denuncia penal presentada por la compañía y el Gobierno Vasco contra un delegado del sindicato LAB en relación con las protestas realizadas por el despido de 83 trabajadores.

En rueda de prensa ante las instalaciones de la empresa en Barakaldo, los representantes de los trabajadores han recordado que el próximo 24 de junio se tomará declaración, en calidad de denunciado por la dirección de PCB-ITP, a un delegado sindical por hechos ocurridos durante "las jornadas de huelga y lucha en defensa de todos los puestos de trabajo en las plantas de Barakaldo y Sestao".

Estos hechos, ha subrayado el comité, se sitúan en "un contexto de conflicto laboral en el que la dirección de PCB ha ejecutado un despido colectivo que ha supuesto la pérdida del puesto de trabajo de 83 compañeros".

"Han sido meses, semanas, días francamente muy duros. Se orquestó una campaña por parte de la empresa para deslegitimar las protestas de los trabajadoras. Se desplegó un amplio dispositivo policial que no permitió realizar las labores informativas sobre la huelga. Este dispositivo formado por la Ertzaintza actuó de forma violenta contra los piquetes informativos mediante porras, escudos, patadas y amenazas", ha denunciado el comité de empresa.

Según ha señalado, "ejemplo de ello son la numerosas imágenes que circulan por diferentes medios, sobre todo las proyectadas el 1 de febrero, día en que se ejecutaron los despidos, cuando los antidisturbios se emplearon a fondo ante una protesta pacífica, llegando a fracturar el tabique nasal" al responsable de Industria de CCOO, Javi Gómez.

El comité ha denunciado que, "ahora, no satisfechos con su actuación, deciden emprender acciones legales contra representantes de los trabajadores". "Entendemos que este tipo de persecución de la labor sindical no termina aquí", ha manifestado, para advertir que se trata de "algo más generalizado". "Hoy es la dirección de PCB-ITP la que acusa pero mañana puede ser cualquier centro de trabajo en conflicto", ha señalado.

"Pretenden que las consecuencias de la crisis provocada por el COVID-19 la paguemos los de siempre y están dispuestos a utilizar todo tipo de elemento represivo para acallar las protestas y amedrentar a la clase trabajadora", han censurado.

Ante la "receta que ofrece la patronal con la inestimable colaboración del Gobierno Vasco, más concretamente con su Consejería de Seguridad", el comité de empresa ha defendido que "la lucha sindical no es delito".

En este sentido, han anunciado "una campaña de solidaridad" con el compañero afectado y en rechazo contra este tipo de actuaciones. Para ello, se ha puesto en marcha una dinámica en diferentes redes sociales para que todos los interesados puedan enviar "un mensaje de apoyo".

Asimismo, han hecho un llamamiento a participar en las movilizaciones que se realicen por este motivo durante las siguientes semanas, incluido el día en el que su compañero tenga que acudir a los juzgados de Barakaldo a declarar.

"FALSO TESTIMONIO"

En ese sentido, el delegado de LAB denunciado, Zigor Azpiolea, ha explicado que se le acusa de un delito de daños contra el autobús que transportaba personal de oficinas la mañana del pasado 16 de enero, y ha asegurado estar "muy tranquilo al respecto".

"Lo que han hecho es, bajo un falso testimonio, intentar, este caso, perseguir a un representante de los trabajadores, por lo que estamos ante la intención por parte de la dirección de criminalizar la lucha en defensa de los derechos laborales y amedrentar a los trabajadores", ha afirmado.

Según ha dicho, la empresa y la patronal en general, "con la gran ayuda del Gobierno Vasco", busca que los trabajadores tengan que asumir "las graves consecuencias de un despido colectivo, sin tener la posibilidad de alzar la voz".

En cuanto al hecho de que la denuncia se haya presentado por la vía penal, ha dicho que le merece una valoración "bastante negativa y grave". Tras subrayar que las protestas se enmarcan "dentro de un contexto laboral", ha acusado a la empresa de pretender "asustar y amedrentar a la plantilla y, para ello, no descarta utilizar cualquier medio a su alcance".

"Lo hizo a través de la Consejería de Seguridad del Gobierno Vasco, enviando esos enormes dispositivos policiales que tuvieron que padecer los trabajadores en lucha y, ahora, también va a utilizar la vía jurídica", ha concluido.