Aprobadas por unanimidad las medidas para proteger los inmuebles regionalistas de Nervión

Visita al barrio de Nervión.
AYUNTAMIENTO.
Publicado 20/09/2017 15:14:27CET

SEVILLA, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

El consejo de gobierno de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla ha aprobado este miércoles por unanimidad la decisión de suspender temporalmente las licencias de demolición o reforma en las zonas de Nervión pobladas de edificios regionalistas, como medida cautelar a la inclusión de tales inmuebles en el catálogo periférico del planeamiento urbano.

El asunto deriva de la controversia suscitada en torno al edificio del número 35 de la calle Cristo de la Sed, obra del arquitecto Aníbal González, autor de monumentos tan emblemáticos como la Plaza de España, declarada bien de interés cultural (BIC) e icono de la exposición iberoamericana celebrada en Sevilla en 1929.

Y es que después de que el edificio fuese vendido y los nuevos propietarios optasen por su demolición para la construcción de viviendas, pues el mismo no goza de ninguna protección, diferentes voces reclamaron su conservación al tratarse de una construcción obra de Aníbal González y una reminiscencia de la arquitectura regionalista de comienzos del siglo XX. Merced a tales peticiones, el pleno del Ayuntamiento aprobaba recientemente una moción en favor de salvaguardar el inmueble.

Tras la aprobación de la mencionada moción, además, la Asociación para la Defensa del Patrimonio de Andalucía (Adepa) reclamaba al Gobierno municipal socialista que acelerase la inclusión del mencionado inmueble y otros edificios también legado de la arquitectura regionalista, en el catálogo periférico del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 2006, extremo que impediría ya su demolición.

UNANIMIDAD PARA EL BLOQUE DE MEDIDAS

En ese sentido, el consejo de gobierno de la Gerencia de Urbanismo ha aprobado este miércoles "por unanimidad" toda una serie de medidas destinadas a proteger los inmuebles del entorno de Nervión que guarden valor patrimonial por su relación con la arquitectura regionalista.

En primer lugar, ha sido aprobado suspender provisionalmente la concesión de licencias de demolición o reforma en el eje comprendido entre las calles o avenidas de Luis Montoto, Cruz del Campo, Cristo de la Sed, Goya, Alejandro Collantes y Beatriz de Suabia, así como en la zona que conforman las calles Juan de Dios, Juan de Padilla, Beatriz de Suabia, Deán Bermudez, Marqués de Nervión y Antonio de Solís, además de la plaza Antonio Aparicio Herrero.

Esta suspensión temporal de la concesión de licencias de demolición o reforma afecta además a diez inmuebles aislados encuadrados también en todo este entorno, como son los casos del número 53 de la calle Cardenal Lluch y del número uno de la avenida Ciudad Jardín, por ejemplo. La suspensión tiene un plazo de un año ampliable a dos, quedando exentos los solares y los casos de obras menores.

Esta medida, como ha explicado en rueda de prensa el concejal de Hábitat Urbano y Cultura, Antonio Muñoz, es una medida provisional mientras la Gerencia de Urbanismo estudia qué edificios de estilo regionalista ubicados en las citadas zonas son "merecedores" de protección. Una vez identificados tales inmuebles, la idea es incluirlos en el catálogo periférico del Plan General de Ordenación Urbana para que gocen de catalogación.

MEDIDAS COMPLEMENTARIAS

En la misma línea, ha sido también aprobada una modificación del Plan General de Ordenación Urbana, para incluir en su catálogo periférico diferentes edificios de titularidad pública que tienen valor patrimonial pero carecen de protección. Se trata de los edificios municipales de Villa Pombo, Villa Encarnita y Villa Julita. Además, la operación contempla la inclusión en el catálogo periférico del edificio que sobrevive de la antigua cárcel de La Ranilla, el parque que lo rodea y el Hotel Triana del distrito homónimo.

A colación, el consejo de gobierno de la Gerencia de Urbanismo ha tomado conocimiento de las gestiones promovidas ante la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, para una modificación puntual del planeamiento urbano destinada a catalogar en el mismo las ruinas de la Torre Blanca, enclavada en lo que hoy constituye el parque del Guadaíra y cuyo origen se remontaría a la dominación islámica, y dos tramos supervivientes del acueducto de los Caños de Carmona, construido también en época islámica y demolido en 1912 para permitir la expansión de la ciudad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies