Ayesa Air Control abre una filial en Alemania para crecer en el sector aeroespacial europeo

El director general de Ayesa Air Control, Pedro Sanz
AYESA
Publicado 16/05/2018 15:07:42CET

Prevé aumentar un 12% su facturación en 2018 tras superar en 2017, a falta de cerrar formalmente las cuentas, los siete millones de euros

SEVILLA, 16 May. (EUROPA PRESS) -

Ayesa Air Control (AAC), empresa aeronáutica 'joint venture' entre Ayesa y Sevilla Control, ha abierto una filial en Alemania con sede en Munich en una decidida apuesta por continuar su proceso de internacionalización y posicionarse como una ingeniería y consultoría de referencia en el campo de la fabricación de aeronaves civiles, de defensa, satélites y lanzadores.

El director general de AAC, Pedro Sanz, ha señalado --en el marco de la feria ADM Sevilla 2018-- que desde esta oficina se dará continuidad a los grandes proyectos del sector espacial, en los cuales la firma ha estado inmersa en los dos últimos años. Uno de los más importantes se centra en la optimización de procesos de fabricación de paneles solares para satélites.

Alemania es uno de los grandes polos aeronáuticos del mundo y para la compañía esta implantación supone una vía de crecimiento natural, por la especialización que está adquiriendo en el ámbito aeroespacial.

AAC se constituyó en 2012 y ya cuenta con una plantilla de 140 personas. "2017 ha sido un año clave para nuestro lanzamiento internacional, logrando que casi el 20 por ciento de la producción se genere al otro lado de las fronteras", ha destacado el directivo.

En España, la empresa ha logrado posicionarse ya como una de las principales ingenierías de Airbus dentro del programa del A400M, avión militar cuya línea de ensamblaje final se ubica en Sevilla. De hecho, para AAC supone más de un tercio de los ingresos. Si bien, la firma participa en mayor o menor medida en todos los grandes programas de Airbus , también trabaja en aeronaves de otros grandes fabricantes como Boeing o Embraer.

FACTURACIÓN EN 2018

Preguntado sobre las cifras de la compañía en 2017, Sanz ha llamado la atención, a falta de cerrar formalmente las cuentas, sobre un crecimiento de en torno al 9-10 por ciento en la facturación hasta sobrepasar los siete millones de euros y una previsión de crecimiento para 2018 cercano al 10-12 por ciento, donde la filial alemana, que espera terminar el año con 15 personas operativas, podría suponer un 15 por ciento.

En el pasado ejercicio, AAC consolidó su entrada en el sector espacial, que ya representa el 20 por ciento de su facturación, con la ingeniería de fabricación de paneles solares para satélites de Airbus, que les llevó a trabajar en Reino Unido, Alemania y en España. Sanz ha explicado que la dependencia con Airbus, donde participan en programas tan importantes como el A400M y elA350, se ha ido reduciendo, hasta llegar a un 50-60 por ciento actualmente.

PROYECTOS EN ADM SEVILLA

Por otra parte, Ayesa ha traído a ADM Sevilla dos proyectos importantes, por un lado, el 'Drone captor' y, por otro lado, la realidad aumentada para la fabricación. Con el primero, consiguen la detección y neutralización de amenazas de cualquier tipo de dron. "Se define un área y cuando se detecta una amenaza por dron, incluso se puede llegar a suplantar el control del aparato, bloquear la toma de imágenes y sacarlo de la zona restringida", ha explicado Sanz, quien ha apuntado que la inversión de Ayesa en este ámbito no está dirigida hacia las diferentes plataformas de drones sino sobre la seguridad proactiva ante los mismos y el desarrollo de centros de control de estos aparatos.

En cuanto a la realidad aumentada para la fabricación, ha indicado que supone una reducción de costes y tiempos, ya que permite un ahorro en papel y en los tiempos de consulta de documentación. Esta tecnología permite que, a través de la realidad aumentada, el operario consulte las especificaciones de la pieza o conjunto que tiene que fabricar y disponga de toda la información para poder realizar las operaciones sin verse obligado a desviar la atención de su zona de trabajo. Con este objetivo, se proyectan la normativa, las especificaciones, las medidas y toda la información necesaria sobre su mesa de trabajo. Para esto, en la mesa se sitúa un pequeño target que es reconocido por el sistema y se proyecta la información necesaria para fabrica la pieza o conjunto.