Astronautas de las misiones Apolo calentaron el suelo bajo sus pies

Astronauta de la Aplo 17 Harrison Schmitt
NASA
Actualizado 14/06/2018 13:29:17 CET

   MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La actividad de los astronautas en la superficie lunar causó el misterioso calentamiento detectado por las misiones lunares Apolo en la década de 1970.

   Cuando los astronautas caminaron o condujeron su vehículo lunar cerca de sondas de flujo de calor enterradas, la actividad perturbó y desplazó el suelo de la superficie, dejando al descubierto la suciedad más oscura a continuación. Este material recién desenterrado absorbió más luz solar y causó que el suelo se calentara, según un nuevo estudio realizado en la Universidad Tecnológica de Texas.

   Los nuevos resultados no solo ayudan a resolver un misterio de hace décadas, sino que también brindan una lección para los arquitectos de futuras misiones a los vecinos más cercanos de la Tierra, dijeron los miembros del equipo.

   "En el proceso de instalación de los instrumentos, en realidad puede terminar perturbando el ambiente térmico de la superficie del lugar donde desea hacer algunas mediciones", dijo en un comunicado el autor principal, Seiichi Nagihara, citado por Space.com. "Ese tipo de consideración sin duda se aplica al diseño de la próxima generación de instrumentos que algún día se desplegarán en la Luna".

   Los astronautas desplegaron las sondas de flujo de calor durante las misiones Apolo 15 y Apolo 17, en 1971 y 1972. El objetivo era determinar cuánto calor se mueve desde el interior lunar a la superficie, lo que a su vez arrojaría información sobre la estructura y composición de la Luna.

   Las sondas operaron a lo largo de 1977, enviando datos al Centro Espacial Johnson de la NASA (JSC) en Houston. (Apollo 17 fue la última misión lunar tripulada, nadie ha puesto un pie en la luna desde entonces). JSC conservó estos datos en cintas magnéticas, que luego fueron archivadas en el Centro Nacional de Datos de Ciencias Espaciales, una instalación en el Goddard Space Flight Center.

   Algunas de las cintas fueron archivadas, las grabadas desde 1971 hasta diciembre de 1974. El resto aparentemente se dejó con los investigadores que las estudiaron, y la mayoría de ellas se han perdido desde entonces.

   Las mediciones realizadas hasta 1974 mostraron un ligero repunte de las temperaturas en la superficie cercana a la Luna en los últimos años, una tendencia que desconcertó a los investigadores en ese momento. Nagihara y sus colegas se propusieron investigar este misterio, y el primer paso consistió en encontrar los datos faltantes.

   Descubrieron que la NASA había almacenado mediciones adicionales de la sonda de calor del programa Apolo en un conjunto diferente, hasta ahora olvidado, de cintas, 440 de las cuales fueron encontradas en el Centro Nacional de Registros de Washington en Suitland, Maryland. Esos 440 cubrieron el período comprendido entre abril de 1975 y junio de 1975.

   Y, en el Instituto Lunar y Planetario en Houston, Nagihara y su equipo desenterraron cientos de registros semanales que registraron observaciones de sonda de calor. Esta recompensa les permitió extender el registro de datos varios años adicionales.

   Los datos recientemente recuperados y analizados mostraron que el calentamiento subsuperficial en los sitios de sonda de calor continuó hasta el final de las vidas operacionales de los instrumentos en 1977. El trabajo del equipo también reveló que el aumento de temperatura era mayor cerca de la superficie, lo que sugiere el calentamiento comenzó arriba y se extendíó hacia abajo.

   Los investigadores luego estudiaron las observaciones de los puntos de aterrizaje de Apolo 15 y Apolo 17 realizadas por el Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) de la NASA, que ha estado dando vueltas alrededor de la luna desde 2009. Las fotos de LRO indicaron que el calentamiento era probablemente un fenómeno localizado, no de toda la Luna. La actividad de los astronautas había oscurecido el suelo en estas áreas, lo que a su vez calentaba el suelo.

   Ese calentamiento fue bastante significativo, al menos sobre el nivel del suelo: Nagihara y su equipo calcularon que un aumento de la temperatura de la superficie de 1,6 a 3,5 grados Celsius en el momento del despliegue de las sondas se combina bien con el aumento detectado bajo tierra a través del tiempo.

   El estudio ha sido publicado en el Journal of Geophysical Research: Planets.

Contador