Trentin se impone a Lobato en el sprint en Tarragona

Actualizado 22/08/2017 18:29:56 CET

BARCELONA, 22 Ago. (EUROPA PRESS)

   El ciclista italiano Matteo Trentin (Quick-Step Floors) se ha impuesto este martes en la cuarta etapa de la Vuelta a España, disputada entre Escaldes-Engordany y el Anillo Mediterráneo de Tarragona sobre 198,2 kilómetros, al superar en un rápido sprint precedido de varias caídas al español Juanjo Lobato (Lotto-Jumbo) en una jornada sin cambios en la clasificación general.

Trentin alarga así la buena racha del Quick-Step Floors en lo que va de Vuelta a España. El italiano ya fue segundo en la segunda etapa por detrás de su compañero, el vencedor Yves Lampaert, justo después de que el equipo fuera segundo en la crono por equipos de la primera etapa. En la tercera etapa, el español David De la Cruz fue segundo por detrás de Vincenzo Nibali (Bahrain).

Lobato arrancó demasiado pronto su sprint, al verse en los primeros puestos gracias a una gran aproximación, pero Matteo Trentin hizo bueno el trabajo de sus compañeros del Quick-Step para pasarle por la derecha e imponerse, logrando el segundo triunfo del conjunto belga en esta ronda española.

Tercero fue el belga Tom Van Asbroeck (Cannondale), que completó el podio por delante de sus compatriotas Edward Theuns (Trek-Segafredo) y Jens Debusschere (Lotto-Soudal). La larga y ancha recta del Anillo Mediterráneo, junto a los pabellones y velódromos que acogerán los Juegos del Mediterráneo de Tarragona 2018, propició una llegada final limpia.

No obstante, la jornada fue movida en cuanto a caídas. A falta de 3,3 kilómetros para la meta se fueron al suelo cuatro corredores, entre ellos el español Dani Moreno (Movistar), que fue el primero en emprender la marcha, y el italiano Domenico Pozzovivo, uno de los jefes de filas del AG2R francés y que perdió 3:25 en meta. Moreno perdió 1:38 en Tarragona.

Mark Christian (Aqua Blue Sports) también se cayó a 11,5 kilómetros de Tarragona cuando se rodaba muy rápido en el pelotón, situación parecida a la que vivió el holandés Wilco Kelderman (Sunweb), 13º a 1:17 de Froome en la general, que se reenganchó al grupo con ayuda de dos compañeros para tener, posteriormente, una avería sin mayores consecuencias.

El pelotón neutralizó a 8 kilómetros de la meta a los dos últimos supervivientes, Stéphane Rossetto (Cofidis) y Diego Rubio (Caja Rural-Seguros RGA), de una fuga inicial de cinco corredores completada por Johan Le Bon (FDJ), Nicholas Schultz (Caja Rural-Seguros RGA) y Juan Felipe Osorio (Manzana-Postobón).

Rossetto rompió el grupo escapado con un ataque en las rampas del Alto de Belltall (3ª), y sólo el español Diego Rubio pudo seguirle la estela. Entonces, agrupados, tenían casi 5 minutos de ventaja, pero al quedarse el dueto en cabeza la distancia fue bajando hasta ser neutralizados a 8 de meta y no sin antes atacarse entre ellos de forma infructuosa.

Este miércoles la quinta etapa saldrá de Benicàssim y llegará a Alcossebre tras 175,7 kilómetros, en una jornada de media montaña con el primer final en alto de esta Vuelta a España, en la Ermita de Santa Lucía (3ª). Previamente se habrá subido el Alto de la Serratella (2ª, con 13,2 kilómetros al 3,7%), el Coll de la Bandereta (2ª), el Alto de Cabanes (3ª) y el Alto del Desierto de las Palmas (2ª).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies