El VAR, las sorpresas y los goles decisivos marcaron Rusia 2018

Néstor Pitana consulta en el VAR el penalti del Francia-Croacia
REUTERS / MICHAEL DALDER
Publicado 16/07/2018 13:30:11CET

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

Rusia cerró este domingo la vigesimoprimera edición del Mundial de Fútbol coronando por segunda ocasión en la historia a Francia y poniendo fin a un torneo repleto de sorpresas, con goles decisivos, con emocionantes tandas de penaltis y el protagonismo que se espera para el VAR.

La Copa del Mundo que acogió por primera vez el 'gigante' europeo fue la primera gran aparición a nivel mundial del sistema de videoarbitraje, ya instaurado en varias ligas, pero que tenía su primer gran examen ante millones de ojos. El VAR, como estaba previsto, evitó polémicas y fue juez decisivo en los casos que se le requirió, como el penalti que señaló en el Francia-Croacia, inicialmente no pitado por Néstor Pitana y que significó el 2-1 para los 'Bleus'.

El sistema fue importante ya desde prácticamente el inicio de la competición y el uruguayo Andrés Cunha se convirtió en el primer árbitro de la historia en señalar una pena máxima con el VAR, en el Francia-Australia del tercer día de competición, partido donde el video también ayudó a pitar el penalti con el que los 'Socceroos' igualaron.

El gesto de los colegiados confirmando que se iba a realizar la pertinente consulta se fue haciendo habitual para evitar polémicas. El holandés Bjorn Kuipers también pasó a la historia como el primero en anular un penalti tras haberlo pitado gracias al VAR, que le indicó que Neymar se había dejado caer en el duelo ante Costa Rica.

El videoarbitraje también favoreció a la selección española en la tercera jornada cuando dio por válido finalmente el taconazo de Iago Aspas que era el empate a dos en el descuento ante Marruecos y casi al mismo tiempo que en el Portugal-Irán concedía un penalti a los de Carlos Queiroz para anotar el 1-1 y dar el primer puesto a los de Fernando Hierro. En ese partido, el colegiado también tuvo la ayuda para pitar otra pena máxima que erró un Cristiano Ronaldo, al que la tecnología salvó también de ser expulsado por una presunta agresión.

A partir de ahí, en los cruces ya no fue tan protagonista, aunque podría haber decidido el España-Rusia cuando Kuipers no consideró penaltis los agarrones a Piqué y Ramos, pero no faltó a su cita con la final cuando Pitana, tras revisar la jugada, indicó penalti por mano de Perisic tras un remate de Matuidi.

También fue el Mundial de las sorpresas. Si ya a Rusia no habían logrado llegar selecciones históricas como la tetracampeona del mundo Italia o la triple subcampeona Holanda, en la competición se demostró que la igualdad es cada vez mayor.

Sin duda, la gran campanada fue la eliminación de la actual campeona, Alemania, en la fase de grupos. Las cosas se le complicaron a los de Joachim Löw desde el inicio con la derrota ante México (1-0) y aunque salvaron una bola de partido ante Suecia en el descuento, no fueron capaces de ganar a la eliminada Corea del Sur, ante la que cayeron para marcharse por la puerta de atrás y con mala imagen.

¿ÚLTIMA OPORTUNIDAD DE MESSI, CRISTIANO Y NEYMAR?

España tampoco pudo confirmar su condición de aspirante y fue eliminada en los octavos en la anfitriona Rusia, que sacó partido a su ultradefensivo planteamiento y a la falta de claridad de ideas ofensivas de su rival para acabar con el sueño español en la tanda de penaltis.

Argentina tampoco cumplió y Leo Messi se quedó prácticamente sin la oportunidad de acabar con el debate con Diego Armando Maradona y quien es el mejor de la historia. La albiceleste estuvo a punto de quedarse fuera de los cruces, pero su penitencia fue un cruce con una Francia y un Mbappé imparable.

Las otras dos grandes estrellas de este deporte, Cristiano Ronaldo y Neymar, tampoco lograron liderar a Portugal y Brasil, eliminadas en octavos y cuartos respectivamente. El de Madeira empezó muy fuerte con 'hat-trick' ante España y gol triunfal ante Marruecos, pero luego apenas tuvo impacto y Uruguay puso fin a su aventura, mientras que el brasileño fue más protagonista por las protestas de sus adversarios por sus exageraciones en las faltas y tampoco pudo hacer que la 'canarinha' olvidase el 'Mineirazo' tras ser víctima de la velocidad al contragolpe de Bélgica.

Así, Rusia vivió una final inédita entre una campeona del mundo como Francia, que sí cumplió con su cartel y sumó su segunda estrella ante la revelación Croacia, que alcanzó su mejor posición tras ser semifinalista en 1998, mientras que la pujante Bélgica, tercera, también logró la mejor clasificación de su historia, e Inglaterra volvió a unas semifinales 28 años después.

El Mundial de Rusia también dejó las imágenes de los goles salvadores y de la gran cantidad de penaltis señalados. En la fase de grupos, la conocida 'zona Cesarini' que marca los tramos finales de los partidos fue decisiva hasta en once partidos de la primera fase para bajar de influencia a partir de los cruces.

Giménez (Egipto 0 - Uruguay 1, min.89), Bouhaddouz (Marruecos 0 - Irán 1, min.95 y en propia puerta), Cristiano (Portugal 3 - España 3, min.88), Kane (Inglaterra 2 - Túnez 1, min.91), Shaqiri (Suiza 2 - Serbia 1, min.90), Kroos (Alemania 2 - Suecia 1, min.95), Aldawasari (Egipto 1 - Arabia Saudí 2, min.95), Aspas (España 2 - Marruecos 2, min.92), Ansarifard (Portugal 1 - Irán 1, min.93), Rojo (Argentina 2 - Nigeria 1, min.86) y Kim y Son (Alemania 0 - Corea 2, min.93 y 95) fueron los protagonistas de goles claves para sus equipos en la fase de grupos.

Pero las precauciones en los cruces y la máxima concentración redujeron estos tantos agónicos en los siguientes partidos. Sólo el belga Chadli, para culminar la victoria y remontada de Bélgica ante Japón en una contra letal en el minuto 96, y el colombiano Mina, con un cabezazo salvador en el minuto 93 para forzar la prórroga ante Inglaterra. Mario Fernandes, con un gol a falta de cinco minutos para acabar la segunda parte del tiempo suplementario, permitió llegar a Rusia a otra tanda de penaltis ante Croacia.

Finalmente, los penaltis han sido también otros grandes protagonistas de este Mundial de Rusia, ayudados por el VAR. En total, los colegiados pitaron 29 penaltis, todo un récord en la historia de la competición. El tope eran los 18 de 2002, 1998 y 1990, pero ese ya se superó en la fase de grupos con un total de 24, aunque la proporción bajó en los cruces y sólo se pitaron otros cinco: en el Rusia-España (Dzyuba), en el Francia-Argentina (Griezmann), en el Croacia-Dinamarca (falla Modric), en el Inglaterra-Colombia (Kane) y el de la final Francia-Croacia (Griezmann).

Las penas máximas fueron igualmente decisivas para decidir los cruces y se registraron un total de cuatro partidos, tantos como en Brasil 2014, que tuvieron que acudir a esta suerte: el España-Rusia, el Croacia-Dinamarca y el Inglaterra-Colombia en los octavos de final, y el Croacia-Rusia en los cuartos.