Nadal sucumbe bajo techo ante Djokovic y se queda sin final de Wimbledon

El tenista español Rafa Nadal
REUTERS
Actualizado 14/07/2018 17:29:55 CET

El balear perdió 6-4, 3-6, 7-6(9), 3-6 y 10-8 en la reanudación de su semifinal ante el serbio

MADRID, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El tenista serbio Novak Djokovic ha accedido a la final del torneo de Wimbledon, tercer 'Grand Slam' de la temporada, después de ganar este sábado al español Rafa Nadal (6-4, 3-6, 7-6[9], 3-6 y 10-8) su semifinal aplazada en viernes por el descuadre de horarios que había supuesto la larguísima 'semi' previa entre Kevin Anderson y John Isner.

   Por culpa de las casi siete horas que había necesitado el sudafricano Anderson para vencer al estadounidense Isner, Nadal saltó el viernes al corazón del All England Club sabiendo que su partido se suspendería por ordenanza municipal a las 23:00 locales. Y el 52º capítulo de su cara a cara ante Djokovic apuró bajo techo hasta el último instante nocturno, fiel a su reputación de duelo 'maratoniano'.

   Y con esas mismas condiciones, con el techo desplegado en la pista central ya que así lo determinaba el reglamento del torneo --salvo acuerdo de ambos jugadores para disputar lo restante al aire libre--, el manacorí no pudo voltear el resultado contra un 'Nole' Djokovic igual de temperamental que de costumbre en su peloteo y en su doctrina hasta alcanzar el triunfo definitivo.

   Con la presencia en las gradas de Kate Middleton, duquesa de Cambridge, y Meghan Markle, duquesa de Sussex, el juego inaugural de esta reanudación auguraba otra pelea larga y sin adornos, a excepción de una testaruda mariposa que durante ese intercambio de bolas se convirtió en protagonista involuntaria al despistar a los tenistas y entretener al público. Casi 16 minutos duró, con el serbio incidiendo mediante golpes de bote alto a media pista al revés de Nadal.

   Visto ese guion, similar al de la jornada de viernes que flaco favor le haría repetir en sábado, el español decidió apretar algo más cerca de la red para desubicar a Djokovic. Así, provocó que éste estuviera tenso de manos y se fuera hacia atrás en momentos clave del segundo juego, que acabó cediéndolo al servicio.

MUCHA RABIA HASTA OTRO QUINTO SET ANTOLÓGICO

   Apareció entonces el primer gesto de rabia de 'Nole', arrojando la raqueta a una valla a sus espaldas. No se encontraba cómodo y Nadal lo aprovechó para consolidar tal 'break' en blanco (0-3). Sin embargo, el balear mostró dudas con sus primeros servicios, falló un par de contrarrestos relativamente sencillos en el quinto juego y eso espoleó al balcánico, hasta igualar la contienda (3-3).

   Pero el español aceleró de nuevo y quebró en el octavo juego (3-5), provocando que Djokovic reaccionase otra vez de forma visceral; se dio fortísimos golpes en el pie izquierdo con su raqueta, la cual acabó rota del lance. Nadal cerró a su favor el cuarto set, con un 'ace' que avaló el ojo de halcón, y confirmó sus buenas sensaciones al haber aprovechado 2 de 3 bolas de 'break' mientras que su oponente solo había fructificado 1 de 6.

   La quinta manga sirvió para que ambos jugadores templaran sus respectivas estrategias, sin ceder ninguno de sus turnos de saque y apenas mostrar agobio en el octavo y noveno juegos (5-4). Nadal salvó su pelota de 'break' en contra y Djokovic hizo lo propio en dos ocasiones, alargando este definitivo set sin muerte súbita.

   El decimoquinto juego significó un punto de inflexión para un 'Nole' cerca del abismo, afrontando tres bolas de rotura frente a un rival más inspirado; pero el belgradense se recompuso, peloteó con garra y neutralizó las tres opciones del manacorí. Esa inercia positiva lo llevó de inmediato a disfrutar de una bola de partido al resto, pero Nadal la salvó magistralmente con una dejada cortada de revés.

   Con 8-8 en el marcador, 'Nole' se apuntó su siguiente tanda de saque sin problemas e 'ipso facto' volvió a contar al resto con otra gran oportunidad de quiebre. Se puso 0-40 y achuchó el endeble segundo servicio del mallorquín, que lanzó un 'drive' cruzado demasiado largo y con ello enterró su reto de conseguir otro título en Wimbledon, como sí conquistó en 2008 y 2010. Por su parte, el de Belgrado se enfrentará a Kevin Anderson en busca de su cuarta copa de campeón sobre la hierba londinense (ganó en 2011, 2014 y 2015).

Contador