Bambi, la cierva que convenció a un cazador de dejar la caza

Aladino y Bambi
FACEBOOK LES PRAERES BAR
    
Actualizado 07/12/2017 12:23:48 CET

EDIZIONES, 7 dic.

"No sé como pude matar animales hace unos años porque son realmente especiales", Aladino.

En plena sierra de Peñamayor, en un rinconcito del concejo de Nava (Asturias), vive Aladino Montes, un ex-cazador, de 51 años, al que una cierva le cambió la vida. Aladino la encontró a dos kilómetros de su casa cuando era una cría y estaba a punto de morir. Su madre no aparecía y no tenía nada que comer, así que decidió hacerse cargo de ella y ponerle de nombre Bambi.

Hace dos años de aquello y, aunque ella continúa viviendo en libertad, cada día baja a visitar y disfrutar de la compañía de su amigo. Éste, por otro lado, está encantado con la amistad que se ha forjado entre ellos, una amistad que ha hecho cambiar de forma radical la forma de pensar del que en su día entendía la caza como parte de su vida.

aladino y bambi

"Yo a los animales siempre los quise mucho, pero siempre maté venados para comer. Aprendí de mi padre, de toda la vida. Pero desde que tengo a Bambi no. No volvería a matar a un venado. Me moriría de pena", cuenta Aladino. "Aunque me pagues lo que me pagues, yo no mato ningún animal", sentencia arrepentido de su pasado con los ojos aguados.

cierva bambi

Aladino regenta un bar de fin de semana situado a 1.140 metros de altura en Les Praeres, una de las zonas más bonitas y con unas envidiables vistas a todo el centro de Asturias. Aunque eso no es lo único que llama la atención de sus clientes. Lo que verdaderamente hace especial y único a este bar es que Bambi se pasea confiada por sus alrededores, deleitando a grandes y pequeños. "La gente no se espera ver un venado por ahí", cuenta el hostelero.

cierva bar

Cuando no trabaja, el asturiano sale a dar paseos por la montaña y Bambi siempre se une detrás.

bambi

Aladino ha descubierto en los ojos de Bambi toda la bondad, el cariño y el agradecimiento que los animales pueden dar si se los trata con debido respeto y ahora no concibe un estilo de vida diferente que no sea devolviendo todo ese cariño.