"Te quiero, Shocky" son la palabras que una niña que no podía hablar dijo a su burro de terapia

Amber's Donkey
AMBER'S DONKEY
     
Actualizado 21/04/2017 14:06:20 CET

EDIZIONES, 21 Abr.

Ni Amber, ni Skocky tenían una vida fácil antes de conocerse. Fue a raíz de entonces cuando su futuro se tornó brillante para ambos y es que conocerse les cambió la vida por completo.

Cuando el equipo de rescate encontró a Shocky, su estado físico era lamentable. El burro, que pertenecía a una granja en Irlanda, se encontraba tumbado con una soga atada fuertemente alrededor de su cuello. La piel que estaba en contacto con la soga estaba cubierta de lesiones y llagas y, para colmo, su propietario le rociaba lejía en las heridas pensando que eso ayudaría.

El infierno de Shocky terminó en el mismo momento en que The Donkey Sanctuary, en Birmingham, Inglaterra, se hizo cargo de él y le ofreció convertirse en burro de terapia.

Ahí es donde, en 2013, Shocky conoció a Amber, una niña de 2 años que no podía hablar.

Amber y su hermana gemela nacieron de forma prematura y tan pronto como se pudo, la pequeña Amber tuvo que ser operada porque no podía respirar. Durante la operación, los médicos cortaron el flujo de aire de sus cuerdas vocales dejando a la niña totalmente muda. Además de esto, Amber tiene parálisis cerebral, lo que hace que le sea difícil mover un músculo o moverse.

amber portada

Según The Dodo, un amigo de la familia les contó sobre la labor de The Donkey Sanctuary y de cómo los burros pueden dar terapia a los niños con necesidades especiales y decidieron probarlo.

Cuando Amber y Shocky se conocieron hubo una conexión instantánea. Shocks anima a Amber a ser activa y eso le ayuda a fortalecer sus músculos y ella le ofrece una compañía única e inigualable en la que el amor y el respeto fluyen. La niña incluso aprendió a montar en burro, pero el verdadero "milagro" se produciría unos meses después cuando Amber cumpliera tres años y tuviera edad suficiente para la siguiente cirugía que le permitiría volver a hablar.

amber montar

El reencuentro de Amber y Shoky se produjo en noviembre de aquel año cuando la niña todavía no había pronunciado ninguna palabra. Después de haber dado un paseo a lomos de su amigo y de disfrutar de un rato juntos, Amber se bajó del burro y se despidió con un "te quiero, Shocky".

amber

La inmensa alegría que sintieron sus padres con tal progreso les inspiró a querer contar la historia de su hija y el burro en un libro.

libro amber 2

Amber y Shocky se siguen viendo y disfrutando de su mutua compañía. Ella está a punto de empezar el colegio y cada vez está más fuerte y él sigue ayudando a otros niños a seguir hacia adelante.

libro amber

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies