Los analistas aplauden la actuación de Draghi, pero dudan de su impacto

Los expertos destacan el carácter abierto del plan del BCE,
Foto: REUTERS
Actualizado 22/01/2015 18:39:18 CET

Los expertos destacan el carácter abierto del plan del BCE, pero cuestionan la no mutualización del riesgo

   LONDRES, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El presidente del Banco Central Europeo (BCE) ha satisfecho las expectativas del mercado con el anuncio de un programa ampliado de compras de activos por importe de 60.000 millones al mes, del que los analistas destacan su carácter abierto por vincularse al retorno de una inflación acorde con el mandato de la entidad, mientras cuestionan el verdadero impacto del plan si no viene acompañado de reformas estructurales que apuntalen el crecimiento.

   En este sentido, el economista jefe de UBP, Patrice Gautry, señala que las cifras anunciadas se acercan a las que se habían venido rumoreando, pero el BCE ha sido capaz de exceder las expectativas. "El hecho de que Draghi haya prometido mantener su política hasta ver un sostenido ajuste en la tendencia de la inflación ha sido una agradable sorpresa", señala.

   Por su parte, Anthony Doyle, director de inversiones del área de renta fija de M&G, coincide en señalar que "la acción más potente es el compromiso para mantener las medidas de relajación cuantitativa hasta que se recupere la estabilidad de precios en la zona del euro", aunque indica que "el BCE ha llegado tarde a la fiesta de la liquidez que celebran los bancos centrales, pero más vale tarde que nunca".

   Asimismo, los analistas de Robeco Group también creen que "el verdadero elemento positivo en este paquete es el carácter abierto de las medidas, ya que específicamente se ha vinculado a que la cifra de inflación se dirija hacia el objetivo de inflación del BCE antes de que el programa de compras finalice".

   En el caso de Mirabaud Equities Spain, Gemma Hurtado, cogestora del fondo, considera que "la mayor sorpresa ha llegado con el tamaño", puesto que los 60.000 millones de euros mensuales anunciados superan las expectativas más positivas de mercado.

   "Es un paso decisivo y fuerte, que aumentará el flujo de dinero en las economías y debería activar el crédito con el fin de empujar la inflación hasta niveles cercanos, pero por debajo, del 2%", añade Hurtado.

   Tim Stevenson, gestor del Henderson Horizon Pan European Equity, considera a su vez que el BCE se ha embarcado en una versión de la relajación cuantitativa mucho más ambiciosa de lo que se esperaba inicialmente" y subraya que este programa debería impulsar la confianza.

UN PLAN QUE NO CAMBIA LAS REGLAS DE JUEGO.

   En el lado menos positivo, Patrice Gautry, de UBP, coloca la parcial mutualización del riesgo, ya que sólo se compartirá un 20% del volumen de adquisición, aunque admite que la evolución de la deuda periférica en los mercados durante la rueda de prensa de Draghi demuestra que a los mercados "no parece preocuparles mucho".

   Asimismo, Gautry advierte de que "no se trata de medidas que vayan a tener un efecto radical en los fundamentales de la eurozona", por lo que sigue siendo cauto en las perspectivas de crecimiento a corto y medio plazo para la región.

   Por su parte, Martin Harvey, experto en renta fija de Threadneedle, cree que "el mejor momento de Draghi como presidente del BCE fue su hábil negociación del programa OMT en los peores momentos de la crisis de la eurozona" y considera que la QE del BCE "podría no tener tanta significancia en la turbulenta historia del proyecto del euro".

   En el caso de Robeco Group, los analistas creen que "dado que el paso hacia este QE fue ampliamente anunciado de antemano y de un tamaño dentro del rango esperado de las estimaciones, no ha producido una gran sacudida", por lo que señalan que el programa servirá de apoyo a los mercados, pero "sin duda no es un cambio de juego".

   En este sentido, Paras Anand, responsable de renta variable europea de Fidelity, coincide en que "este plan ha sido tan debatido y anticipado que tiene ya poco potencial, tanto en los mercados como en la economía real".

   Asimismo, Anand advierte de que "se ha etiquetado con demasiada rapidez el actual colapso de la inflación como estructural, en lugar de cíclico" y cree que el posicionamiento del BCE, como "comprador siempre presente" de deuda pública, alivia la presión para llevar a cabo reformas estructurales en las economías que necesitan "desesperadamente" llevarlas a cabo.

   En el caso de Schroders, Azad Zangana, apunta que el mayor impacto del programa anunciado por Mario Draghi se apreciará en el debilitamiento del euro, lo que hará más competitivas las exportaciones de la zona euro, aunque advierte de que el plan "no es la panacea" para los problemas de la eurozona, donde sin reformas estructurales será necesario incrementar los estímulos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies