La Cámara de Comercio de España prevé un crecimiento del 2,7% este año y 800.000 nuevos empleos en dos años

El presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet
CÁMARA DE COMERCIO DE ESPAÑA - Archivo
Publicado 09/03/2018 12:13:42CET

MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Cámara de Comercio de España ha revisado en tres décimas al alza sus previsiones de crecimiento económico para este año, hasta el 2,7%, con una creación de 430.000 puestos de trabajo, y pronostica un alza del PIB del 2,4% para 2019, cuando se crearán alrededor de 368.000 puestos de trabajo.

El organismo cameral explica que el dinamismo de la actividad económica, en la que destaca la fortaleza del sector exterior y la inversión, se traducirá en la creación de más de 430.000 puestos de trabajo este ejercicio.

De esta forma, la tasa media de paro se situará en el 15,5%, casi dos puntos porcentuales por debajo de la registrada en 2017, lo que supondrá una reducción de cerca de 239.000 personas desempleadas.

Asimismo, la demanda nacional registrará una leve mejora respecto a las estimaciones del mes de enero, impulsada por el consumo privado y sobre todo la inversión, que crecerán un 2,3% y un 4,4%, respectivamente.

De igual forma, destaca el aumento de la inversión en bienes de equipo, casi un 6% en 2018, que anticipa un "significativo y sólido dinamismo" de la actividad empresarial.

Mientras, el sector exterior, que ha venido protagonizando la fase de recuperación económica, mantendrá su dinamismo con un incremento de las exportaciones de bienes y servicios del 5,1%, y un avance de las importaciones del 4,4%.

Esta evolución encuentra asimismo su reflejo en el mantenimiento de un saldo superavitario por cuenta corriente, en el entorno del 1,3% en 2018.

La Cámara de España calcula que el déficit cerrará el ejercicio en el 2,2%, en línea con el objetivo comprometido, al tiempo que estima que los precios registrarán un alza medio anual del 1,7%, con una media subyacente del 1,4%.

CRECIMIENTO DEL 2,4% EN 2019

La Cámara de Comercio de España ha incluido también en sus previsiones su primera estimación para 2019, para el que pronostica que mantendrá el dinamismo de la actividad económica, aunque con una suave desaceleración respecto a 2018. En concreto, augura un alza del PIB del 2,4%, tres décimas menos que este año.

El rasgo más destacado será la continuidad de la creación de empleo y la reducción del paro, que se traducirá en alrededor de 368.000 nuevos puestos de trabajo y una tasa media de desempleo del 13,8%, la más baja desde 2008, con una reducción de más de 330.000 personas desempleadas en el ejercicio.

Para el próximo año calcula una moderación de la demanda nacional, con un alza del 2,1%, y un superávit de la balanza por cuenta corriente del 1,5%. Mientras, el déficit se reduciría al 1,3%, y el IPC se moderaría al 1,4% en media anual.