Van Rompuy cree que Zapatero "ha cogido el toro por los cuernos" frente a la crisis

Van Rompuy y Zapatero en Moncloa
EP
Actualizado 10/12/2010 22:16:24 CET

El presidente del Gobierno subraya su compromiso "firme y definitivo" con la consolidación fiscal y las reformas estructurales

MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, ha afirmado este viernes que el jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, "ha cogido el toro por los cuernos" con la adopción de medidas destinadas a reducir el déficit público, hacer frente a la crisis de deuda y permitir el crecimiento de la economía española.

Así lo ha asegurado al recoger el premio que le entregado en el Teatro de la Zarzuela el Foro Nueva Economía, en un acto que ha contado también con la presencia de Zapatero, de quien ha alabado su "coraje".

Para Van Rompuy las medidas aprobadas por el Consejo de Ministros el viernes pasado --como la supresión de la ayuda de 426 euros para los parados que hayan agotado todas las prestaciones o la subida del impuesto del tabaco-- suponen decisiones "muy concretas" que complementan a las anunciadas en la primavera pasada.

Tras elogiar también los presupuestos aprobados por Portugal "siguiendo las recomendaciones" de la Comisión Europea, hizo un llamamiento a no caer en el pesimismo porque la UE ha vuelto a crecer de media en 2010 a un 1,8 por ciento.

Van Rompuy ha afirmado que la eurozona es "sólida en lo fundamental" y que su problema estriba en las divergencias que existen entre los Estados miembros, por eso ahora se está buscando una mayor convergencia en las políticas económicas y monetarias.

EL EURO NO TIENE VUELTA ATRÁS

También se ha mostrado convencido de que el euro es "nuestro destino común" porque "no hay alternativa". "No hay vuelta atrás", ha subrayado, para lanzar a continuación una recomendación. Al resurgir de la eurozona ayudaría una cosa: que los líderes europeos evitasen poner sobre la mesa "ideas locas" y se centraran en lo que pueden hacer. Porque nadie les va a juzgar por "las declaraciones de intenciones", sino "por los resultados", ha dicho.

El jefe del Ejecutivo español ha abogado por su parte por que en Europa se coordinen "sustancialmente" las políticas económicas de los Estados miembros "para dar estabilidad al euro". No hacerlo, ha advertido, llevaría a los socios a "perder fatalmente el control del vehículo" en "la última curva".

Pero también ha aprovechado para reiterar el compromiso "firme" y "definitivo" de España con la consolidación fiscal y las agendas estructurales para mejorar la competitividad.

"La lucha contra esta crisis --ha explicado-- se asemeja a una sinuosa y estrecha carretera de montaña. Apenas hemos dejado atrás la última curva conjurando el riesgo de que el coche derrape, nos encontramos con que se asoma una próxima".

Ha recordado que "la celeridad y la contundencia de la respuesta conjunta a la crisis global permitió estabilizar los mercados financieros en 2008 y amortiguar el fuerte deterioro de la actividad en 2009", pero tuvo una "consecuencia", el aumento de la deuda pública que "puso en cuestión la capacidad de los Estados de retornar" a la estabilidad de las cuentas públicas.

Esta última fase de la crisis en la UE ha revelado, en opinión de Zapatero, "la necesidad de coordinar sustancialmente las políticas y los equilibrios macroeconómicos para dar estabilidad al euro".

Parafraseando a Van Rompuy, Zapatero ha remarcado que compartir una moneda significa que "lo que duele en Atenas daña a Amsterdam y si Barcelona florece, Berlín prospera". Por eso, en su opinión, la respuesta a la crisis debe conjugar "solidaridad y responsabilidad".

Una responsabilidad de la que "nadie puede abdicar", ha reconocido, y que a nivel nacional se traduce en que los Estados tienen que cumplir "en tiempo y forma" los "compromisos de consolidación fiscal" y "la agenda de reformas estructurales" para mejorar la competitividad. "En ambos casos --ha subrayado Zapatero a Van Rompuy-- el compromiso de España es firme y definitivo".

Antes del acto, Zapatero y Van Rompuy mantuvieron una reunión de una media hora en Moncloa donde hablaron sobre el Consejo Europeo de la semana próxima en Bruselas, donde los líderes se disponen a aprobar una reforma limitada del Tratado de Lisboa para crear un fondo de rescate permanente para asistir a países con problemas para refinanciar su deuda.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies