Casi un centenar de empresas murcianas realizan inversiones en 43 países

Madrid, Marín, Celdrán, Mendoza y Bonet
FIDEDIGNO
Publicado 07/05/2018 15:26:32CET

MURCIA, 7 May. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Empleo, Universidades, Empresa y Medio Ambiente, Javier Celdrán, ha participado este lunes en la presentación del estudio 'La inversión directa de las empresas españolas en el exterior. Efectos en destino y origen: Cinco casos de estudio en países y economías en desarrollo', en el que se ha dado cuenta que 84 empresas de la Región de Murcia realizaron inversiones en terceros países "lo que supone generar más empleo y riqueza en la Región de Murcia", según el consejero.

Durante su intervención, en la jornada celebrada en el Colegio de Economistas, Celdrán ha afirmado que "en el periodo 2001-2017, la Región de Murcia ha invertido en el exterior un total cercano a los 5.000 millones de euros en países como Italia, Canadá, Suecia, Reino Unido, Egipto o Rusia".

Celdrán ha puesto ejemplos de empresas murcianas que invierten en el exterior, en mercados latinoamericanos, como Noly, que exporta desde Chile mejillones y salmón; Auxiliar Conservera, que fabrica latas de conserva para la industria de productos del mar y la horticultura; Soltec, especializada en la fabricación, el suministro y la instalación de seguidores solares; o Mármoles San Marino, que comenzó con una cantera en la Región de Antofagasta y dispone ya de una planta transformadora en Til-Til.

Además, ha resaltado la inversión del Grupo Fuertes en Rusia que, con la colaboración del Grupo Cherkizovo, inaugura la empresa productora de pavo Tamboskaia Indeika ubicada en Pervomaiski con la que busca convertirse en líder del mercado ruso; o Bemasa Caps, la empresa especializada en la fabricación y comercialización de tapas y maquinaria de embalaje con sede en Molina de Segura, que abrió una nueva fábrica en El Cairo (Egipto) que comenzó su producción en enero de 2017.

El consejero ha estado acompañado por el decano del Colegio de Economistas, Ramón Madrid; el presidente de Cofides, Salvador Marín; el profesor del departamento de Dirección General y Estrategia de Esade y director del estudio, Xavier Mendoza; y del presidente del Club de Exportadores e Inversores, Antonio Bonet.

Este estudio se presentará en todas las Comunidades Autónomas en una ronda de encuentros que ha arrancado este lunes en la sede del Colegio de Economistas de Murcia.

El objetivo de este trabajo ha sido comprender mejor el impacto de la Inversión Extranjera Directa (IED) en los países y economías en desarrollo.

Se trata de uno de los primeros estudios realizados en España en emplear los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como marco de referencia para evaluar la contribución que las empresas efectúan al desarrollo.

Igualmente, y también como aspecto novedoso, el informe indaga en los mecanismos organizativos y en los factores de contexto que generan mayores impactos positivos, tanto para el país receptor de las inversiones como para el país de origen del inversor.

Para ello, junto con todo el desarrollo teórico y conceptual, se han analizado una muestra de proyectos de inversión concretos de empresas españolas de diferentes sectores de actividad que han sido financiados por Cofides, institución líder en la financiación de la IED.

La comunidad internacional ha reconocido que la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) puede resultar insuficiente para financiar las metas asociadas a los ODS. De ahí que el sector privado esté llamado a asumir un especial protagonismo en la consecución de los mismos.

Así, en el año 2015 los flujos de IED dirigidos a las economías en desarrollo fueron seis veces mayores que el conjunto de la AOD a nivel mundial.

El reto consiste en que los flujos de IED hacia los países y economías en desarrollo, o al menos una parte significativa, integren la contribución a los ODS como parte integrante de los proyectos empresariales que los originan.

A su vez, están surgiendo nuevas modalidades de financiación del desarrollo, derivadas de la cooperación entre los actores públicos y privados, destacando el papel de las instituciones financieras de desarrollo, como Cofides en España, a la hora de catalizar proyectos de inversión empresarial generadores de efectos positivos en las economías receptoras y en la de origen.

Desde la perspectiva del país receptor, tanto o más importante que el volumen de la inversión extranjera recibida lo es la calidad de la misma.

Tal como se destaca en el estudio, la calidad de la IED en términos de desarrollo sostenible, se relaciona con la voluntad de permanencia a largo plazo de la empresa inversora en el país de destino; su interés en establecer vinculaciones o encadenamientos productivos con la economía local, promoviendo la transferencia y diseminación de capacidades tecnológicas y de buenas prácticas de gestión; y el desarrollo de la actividad con criterios de sostenibilidad económica, social y ambiental.

De ahí, la importancia de promover que las empresas españolas internacionales adopten enfoques de inversión responsable en todos los casos.

El presidente de Cofides, Salvador Marín, ha afirmado que "el estudio refrenda la idea de que las empresas que realizan inversión directa exterior generan variados efectos positivos tanto en el país de destino como en el país de origen: creación de empleo en ambos sentidos, imagen y efecto arrastre, entre otros".