Tres años del terremoto que asoló Nepal y dejó a cientos de niños huérfanos

Niños nepalíes
ALDEAS INFANTILES
Publicado 25/04/2018 10:08:23CET

MADRID, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

Cerca de 9.000 personas perdieron la vida y al menos 600.000 viviendas fueron destruidas por el terremoto de magnitud 7,8 que el 25 de abril 2015 devastó Nepal. La tragedia que afectó gravemente a la capital, Katmandú, y las regiones circundantes, dejó a cientos de niños huérfanos.

La ONG Aldeas Infantiles SOS señala que ha atendido en este periodo a 28.300 personas y que su rápida actuación en diez localidades del país permitió establecer espacios de protección infantil, proveer de ayuda humanitaria a familias, reunir a niños con sus padres y ofrecer cuidados alternativos a aquellos menores que no pudieron regresar con sus familias.

Desde entonces 346 niños han sido acogidos en familia extensa y 53 en hogares de Aldeas Infantiles SOS; se han creado 25 'Espacios Amigos de los Niños' en ocho distritos con capacidad para que 2.000 niños realicen actividades recreativas, educativas y atención psicológica.

La ONG ha suministrado de ropa de abrigo durante los meses de invierno a 4.800 niños; provisión de uniformes, material escolar y artículos de higiene a 4.300 niños y apoyo educativo a 1.400 niños, que recibieron clases para compensar el tiempo que no pudieron asistir a la escuela.

Según indica en un comunicado, la organización continúa ofreciendo cuidados a largo plazo a niños y familias vulnerables. "En las comunidades donde trabajamos, apoyamos a las familias de manera integral. Tienen refugio temporal y una fuente regular de ingresos a través de nuestro programa de subsistencia, que les ayuda a obtener ingresos, por ejemplo, de la agricultura o de pequeñas tiendas, explica el director nacional de Aldeas Infantiles SOS en Nepal, Ishwori Prasad Sharma.