Cientos de refugiados abandonan la ciudad libanesa de Arsal para regresar a Siria

Refugiados sirios se preparan para volver a su país
REUTERS / MOHAMED AZAKIR
Publicado 28/06/2018 16:10:32CET

ARSAL (LÍBANO), 28 Jun. (Reuters/EP) -

Unos 400 refugiados han cruzado este jueves la frontera desde la ciudad libanesa de Arsal para regresar a Siria, en un caso de retorno que las autoridades libanesas tratan de alentar pese a que la guerra civil en el país vecino, que suma ya siete años, aún no ha terminado.

Este grupo representa una pequeña parte de los 50.000 sirios que viven en Arsal y de los 1,5 millones repartidos por todo Líbano, el país que más refugiados sirios acoge en proporción con su población local, de cuatro millones de personas.

Estos 400 sirios han montado en camionetas y tractores que han llenado con sus escasas pertenencias, comida y agua. Las autoridades libanesas han anotado sus nombres según han cruzado el puesto de control instalado en uno de los accesos a Arsal rumbo al paso fronterizo de Qalamún.

Los refugiados han explicado que los funcionarios libaneses han enviado el registro de nombres a las autoridades sirias para su aprobación. La televisión siria ha anunciado horas después el regreso de cientos de personas procedentes de Líbano.

"Planeábamos volver desde hace tiempo. Estamos agradecidos de que las cosas se hayan calmado" en Siria, ha dicho Alí Abdulá, de 34 años, que ha dejado Arsal junto a su mujer y sus dos hijos, uno de los cuales ha nacido en Líbano. "Quiero llevarles porque este es su país, su casa, no una tienda de campaña", ha subrayado.

Abdulá ha contado a Reuters que sus familiares en Siria le han asegurado que su casa sigue intacta. Sin embargo, muchos lo han perdido todo. Murshid Darwish, de 55 años, es una de esas personas. Ella prefiere permanecer en Arsal con su sobrino. "La casa necesita trabajo. No tiene ventanas ni puertas. No podemos vivir ahí", ha contado.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y las ONG han alertado de que todavía no se dan las condiciones de seguridad necesarias para que los sirios vuelvan. El Gobierno libanés ha interpretado este mensaje como una política activa para impedir el retorno y ha dejado de dar permisos de residencia al personal de ACNUR.

"Respetamos plenamente las decisiones individuales de retorno", ha dicho la portavoz de ACNUR Lisa Abou Jaled a Reuters. De hecho, ha comentado, "estamos trabajando de varias formas para la retirada gradual de los obstáculos que tienen los refugiados para regresar", lo cual incluye a las autoridades sirias.

El jefe de la Agencia de Seguridad de Líbano, el general Abbas Ibrahim, ha indicado a Reuters que el convoy de este jueves representa solo la "primera fase" de la operación retorno. Beirut y Damasco trabajan para facilitar la vuelta de miles de personas, ha revelado.

El general Ibrahim ha recalcado que en todos los casos se trata de regresos voluntarios, si bien al mismo tiempo ha reconocido que Líbano no ha recibido ninguna garantía por parte del régimen de Bashar al Assad de que los retornados no serán reclutados por el Ejército. "No tenemos nada que ver con eso", ha subrayado.

Contador