EEUU acusa a Turquía de actuar por su cuenta en los bombardeos contra los kurdos en Irak y Siria

Ataques en la región iraquí de Sinyar
GORAN TOMASEVIC
Actualizado 25/04/2017 21:50:40 CET

WASHINGTON/ANKARA, 25 Abr. (Reuters/EP) -

Estados Unidos ha acusado a Turquía de actuar unilateralmente en los ataques aéreos que ha realizado este martes sobre la región de Sinyar, en Irak, y el norte de Siria contra los milicianos kurdos, que han dejado un saldo de 70 muertos, según el balance de las fuerzas turcas.

"Estos ataques aéreos no fueron aprobados por la coalición y han provocado una desafortunada pérdida de vidas entre nuestros aliados en la lucha contra el Estado Islámico", ha dicho el portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner.

Toner, que ha hablado en la rueda de prensa diaria, ha indicado que la Casa Blanca ha trasladado "directamente" al Gobierno de Turquía su "profunda preocupación" por estos hechos.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha negado la versión de Washington. "Lo hemos compartido con Estados Unidos y con Rusia y lo estamos compartiendo también con Irak" y con el presidente del Kurdistán iraquí, Masud Barzani, ha afirmado en una entrevista concedida este martes a Reuters en el palacio presidencial de Ankara.

"Estamos obligados a tomar medidas", ha dicho para justificar estos bombardeos, al tiempo que ha reiterado que no permitirá que ni Sinyar ni el norte de Siria se conviertan en un refugio del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), por lo que las operaciones militares seguirán "hasta que los terroristas sean eliminados".

La aviación turca ha bombardeado este martes las región de Sinyar, en Irak, y el norte de Siria, dejando un saldo de 70 milicianos muertos que ha identificado como miembros del PKK y de las Unidades de Protección Popular (YPG) de Siria, que ve como la rama local de los insurgentes kurdos.

Erdogan ha lamentado que entre los fallecidos haya también miembros de los peshmerga, las fuerzas del Kurdistán iraquí, con quien Turquía mantiene buenas relaciones. "No era una operación contra los peshmerga", ha querido aclarar.