Erdogan acusa a EEUU de "intentar engañar" a Turquía a través de su apoyo a la milicia kurda YPG

Recep Tayyip Erdogan
REUTERS / HANDOUT . - Archivo
Publicado 20/03/2018 18:24:16CET

MADRID, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha acusado este martes a Estados Unidos de "intentar engañar" a Ankara a través de su apoyo a la milicia kurda Unidades de Protección Popular (YPG), a la que las autoridades turcas consideran un grupo terrorista.

"Si somos socios estratégicos, tenéis que respetarnos. Habéis intentado engañarnos", ha dicho durante una reunión del grupo parlamentario del gubernamental Partido Justicia y Desarrollo (AKP), tal y como ha recogido la agencia turca de noticias, Anatolia.

"Queríamos que nos entregarais armas a cambio de dinero. No nos las disteis, pero entregasteis armas y municiones a organizaciones terroristas de forma gratuita", ha señalado. "¿Qué tipo de alianza es esta?", se ha preguntado.

Las YPG son el principal integrante de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una coalición de milicias respaldadas por la coalición que encabeza Washington en su lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico.

Turquía lanzó el 20 de enero una ofensiva contra la YPG en la región siria de Afrin (noroeste) y el domingo logró hacerse con el control de su ciudad principal, la homónima Afrin.

El lunes, el propio Erdogan aseguró que las tropas turcas que participan en la ofensiva continuarán combatiendo a las YPG en otras zonas de la frontera común.

En unas declaraciones durante un acto en la capital del país, Ankara, el mandatario turco afirmó que las operaciones seguirán en marcha hacia Ain al Arab, Manbij, Qamishli, Ras al Ain y Tel Abyad.

Horas después, el Gobierno estadounidense se mostró "profundamente preocupado" por la escalada de las tensiones en Afrin a raíz de los avances de las tropas turcas e instó a todas las partes a "seguir concentrados" en la "significativa amenaza" que representa Estado Islámico.

"Estados Unidos está profundamente preocupado por las informaciones que han llegado en las últimas 48 horas de la ciudad de Afrin. Parece que la mayoría de la población de esta ciudad, mayoritariamente kurda, se ha ido por el riesgo de ser atacados por las fuerzas militares turcas y los opositores aliados de Turquía", dijo la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

Para Washington, estos avances se suman "a una situación humanitaria que ya es preocupante", por lo que lanzó un llamamiento a "todos los actores relevantes" con presencia en el norte de Siria --"entre ellos Turquía, Rusia y el régimen sirio"-- para que permitan la entrada de ayuda y faciliten el retorno de los desplazados.

El Gobierno de Donald Trump aseguró entender "las legítimas preocupaciones" de Turquía en relación a su seguridad, pero al mismo tiempo insistió en que Estado Islámico es el enemigo común.

Así, consideró que las luchas de los últimos meses, por ejemplo la de Afrin, han supuesto una "distracción" en la ofensiva. Las YPG trasladaron milicianos del frente contra los yihadistas a Afrin para intentar contener la ofensiva turca.

BOZDAG CARGA TAMBIÉN CONTRA EEUU

El viceprimer ministro y portavoz del Gobierno turco, Bekir Bozdag, ha dicho durante la jornada que Estados Unidos "no puede o no quiere entender la razón, propósito y naturaleza de la 'Operación Rama de Olivo'".

En una serie de mensajes publicados en la red social Twitter, ha reiterado que las fuerzas turcas y sus aliados del Ejército Libre Sirio (ELS) no han causado bajas en la población civil, a pesar de las denuncias de las autoridades kurdas y de diversas ONG.

"Los civiles no han sufrido daños. El acceso al agua, la medicina, la comida y el resto de necesidades no se vio impedido en Afrin durante la 'Operación Rama de Olivo'", ha señalado.

Por último, ha negado que las operaciones contra las YPG dañen de alguna forma la lucha contra Estado Islámico y ha resaltado que las afirmaciones en este sentido son "infundadas y falsas".