Estado Islámico reclama la autoría de un atentado con coche bomba en el norte de la península del Sinaí

Publicado 27/04/2017 1:31:28CET

MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

El grupo yihadista Estado Islámico ha reclamado este miércoles la autoría de un atentado con coche bomba perpetrado el martes contra un puesto de control gestionado por miembros de la tribu Tarabin cerca de la localidad egipcia de Rafá, en el norte de la península del Sinaí.

En su comunicado, el grupo ha asegurado que el atentado causó 40 muertos y ha tildado a los miembros de la tribu de "apóstatas" por su colaboración con las fuerzas de seguridad egipcias, tal y como ha recogido SITE Intelligence Group, un organismo especializado en hacer seguimiento de los grupos terroristas.

Sin embargo, fuentes de seguridad citadas por el diario local 'Al Masry al Youm' han indicado que el atentado se saldó con cuatro muertos y un número indeterminado de heridos.

Los enfrentamientos entre miembros de Estado Islámico y de la tribu Tarabin han aumentado en las últimas semanas, en las que se han producido incluso varios secuestros por parte de ambos.

El jeque Abdulá Gohamaa, una destacada figura de la tribu, ha afirmado que no entregan a los yihadistas a las fuerzas de seguridad porque quieren evitar que las autoridades intenten un intercambio de prisioneros.

El Ejército de Egipto anunció el 16 de octubre el inicio de una nueva ofensiva a gran escala contra "elementos terroristas" en el norte y el centro de la península del Sinaí.

Se trata de la segunda campaña lanzada por el Ejército desde la 'Operación Derecho del Mártir', que arrancó en septiembre de 2015 con el objetivo declarado de acabar con la insurgencia en la península.

En la zona opera principalmente el grupo armado Península del Sinaí, conocido como Ansar Bait al Maqdis hasta que en 2014 juró lealtad a Estado Islámico y se convirtió en su rama en la región.

Ansar Bait al Maqdis inició sus operaciones en la península del Sinaí en 2011, tras el levantamiento popular contra Hosni Mubarak, e incrementó sus operaciones en 2013, después del derrocamiento de Mohamed Mursi.

Cientos de policías, militares y milicianos han muerto en los últimos años de insurgencia islamista en Egipto, principalmente en la región del Sinaí.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies