Las FDS toman una fortaleza en el oeste de Raqqa

Efectivos de las FDS cerca de Raqqa
RODI SAID/REUTERS
Publicado 07/06/2017 22:16:57CET

BEIRUT, 7 Jun. (Reuters/EP) -

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) han logrado avanzar hasta tomar una fortaleza en ruinas situada en las afueras de Raqqa y se prevé que se acelere la ofensiva contra Estado Islámico en esta ciudad del norte de Siria, según ha informado el miércoles un portavoz de la coalición liderada por Estados Unidos.

Las FDS, formadas por milicias árabes y kurdas apoyadas por Estados Unidos, comenzaron el martes el asedio a Raqqa, el bastión de Estado Islámico en el norte de Siria desde 2014.

Naciones Unidas ha alertado de la situación de extrema gravedad humanitaria de las decenas de miles de personas atrapadas en Raqqa, sin protección y con falta de alimentos y suministros básicos. Las milicias kurdas YPG, que forman parte de las FDS, han pedido ayuda a la comunidad internacional para atender a los desplazados.

"Estamos recibiendo informes de ataques aéreos en varios puntos de la ciudad de Raqqa", ha advertido Linda Tom, responsable de ayuda humanitaria de Naciones Unidas, en conversación telefónica con Reuters desde Damasco.

Las FDS han logrado avanzar a las afueras de la parte oeste de Raqqa este miércoles y tratan de alcanzar barrios de la zona este. La coalición liderada por Estados Unidos bombardea con ataques aéreos y artillería pesada objetivos a las afueras de la ciudad, según han contado las YPG y el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Al oeste de Raqqa, las FDS han despejado la localidad de Hawi Hawa y han tomado la fortaleza de más de 1.000 años de antigüedad de Harqalah, según ha informado por teléfono a Reuters Nouri Mahmoud, portavoz de las YPG.

La primera zona a la que accedieron las milicias ha sido el distrito de Al Mishlab, en el este de la ciudad, donde este miércoles ha habido enfrentamientos, según han confirmado Mahmoud y el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

El asalto a Raqqa coincide con la fase final del ataque para recuperar la ciudad de Mosul, considerada la capital de Estado Islámico en Irak. Las milicias involucradas también cuentan con Estados Unidos como principal aliado.

Brett McGurk, el enviado estadounidense en la coalición contra Estado Islámico, ha recalcado la importancia de que las FDS tengan en Raqqa un "punto de apoyo".

Los terroristas están "cayendo en su último territorio en Mosul y han perdido ya parte de Raqqa. Desde este punto el avance en Raqqa será más veloz", ha dicho este miércoles McGurk en Bagdad, antes de añadir que la coalición y las FDS están preparadas para una "batalla complicada y larga".

Estado Islámico se ha visto forzado a retroceder en gran parte de los territorios que dominaba en Siria. Su última zona de control es la provincia de Deir ez Zor, situada en el este de Siria, cerca de la frontera con Irak.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies