El gobierno asentado en el este de Libia ordena detener a alcaldes que tengan contacto con el gobierno de unidad

Publicado 13/11/2017 4:31:19CET

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro del gobierno asentado en el este de Libia, Abdulá al Zini, ha ordenado este domingo suspender y arrestar a aquellos alcaldes de las zonas bajo su control que hayan estado en contacto con el gobierno de unidad respaldado por Naciones Unidas.

Según las informaciones recogidas por el diario local 'The Libya Herald', la orden afectará a aquellas alcaldías del este del país en las que hasta ahora no se ha nombrado a un gobernador militar, siendo las más destacadas las de Beida y Tobruk.

El alcalde de Beida, Alí Hussein Mohamed, mantuvo recientemente conversaciones con el primer ministro del gobierno de unidad, Fayez Serraj, para lograr financiación para la ciudad.

Por su parte, el alcalde de Tobruk, Nayi Maziq, evitó reunirse con Serraj y envió a consejeros de la ciudad para negociar la obtención de financiación para proyectos de electricidad y agua. La orden de Al Zini se extiende igualmente a estos consejeros, por lo que Maziq podría verse afectado por la misma.

Fuentes oficiales del gobierno de unidad han recalcado que "esta decisión no ayudará a la reconciliación", asegurando que el momento en el que ha sido anunciada "está obviamente conectada con los acontecimientos de los últimos días en Benghazi".

Así, han hecho referencia al intento de asesinato del viceministro del Interior del gobierno de unidad de Libia, Faraj Egaim, quien resultó herido de levedad el 5 de noviembre en un atentado contra su convoy.

Tras ello, Egaim dio un ultimátum al mariscal de campo Jalifa Haftar --que encabeza al Ejército leal del gobierno asentado en el este del país-- para que se retirara de la ciudad. El sábado, las fuerzas de Haftar intentaron capturarle en esta misma ciudad.

Por el momento no está claro el impacto que tendrá la decisión de Al Zini en otras partes del país, después de que Haftar haya asegurado que sus fuerzas controlan más del 90 por ciento del país, entre ellas algunas en el sur y el oeste del país.

Los alcaldes de estas zonas, situadas en principio bajo control del gobierno de unidad y sus fuerzas aliadas, han mantenido numerosos contactos con la Administración de Serraj, por lo que se verían afectados por la orden, en caso de que Al Zini tenga realmente competencias.

El anuncio ha tenido lugar además en medio de los intentos del jefe de la Misión de Apoyo de Naciones Unidas en Libia (UNSMIL), Ghasán Salamé, por acercar posturas entre las partes y enmendar el Acuerdo Político firmado en 2015.

"El Acuerdo Político --del que surgió el gobierno de unidad-- es necesario, pero en su forma actual no es adecuado", manifestó en septiembre, tras lo cual delegaciones de ambas partes mantuvieron varias rondas de contactos en Túnez, sin alcanzar un acuerdo.

El gobierno de unidad surgido tras un acuerdo mediado por Naciones Unidas se instaló en 2016 en la capital para intentar unificar el país políticamente, aunque por el momento la situación sigue altamente fragmentada.