El hambre amenaza con matar a 1,4 millones de niños en Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen

Una madre con su hijo desnutrido en un centro de tratamiento en Yuba
UNICEF/GONZALEZ FARRAN
Publicado 21/02/2017 11:15:10CET

UNICEF llama a actuar ya para evitar que se repita la hambruna registrada en 2011 en el Cuerno de África

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

Cerca de 1,4 millones de niños podrían morir este año por desnutrición severa aguda debido a la hambruna que amenaza a Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen, según ha alertado este martes el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF), que ha llamado a actuar con rapidez para evitarlo.

"El tiempo se agota para más de un millón de niños", ha subrayado el director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, incidiendo en que "todavía podemos salvar vidas". "La grave malnutrición y la acechante hambruna son obra en gran medida del hombre", ha lamentado el máximo responsble de la agencia de la ONU, subrayando que "nuestra humanidad compartida nos exige una acción rápida".

"No debemos repetir la tragedia de la hambruna en 2011 en el Cuerno de África", ha defendido Lake, un día después de que el Gobierno sursudanés y las agencias de la ONU declararan la hambruna en algunas zonas del país africano.

"La lucha contra la desnutrición sigue siendo una de nuestras grandes prioridades", ha asegurado por su parte el director ejecutivo de UNICEF Comité Español, Javier Martos. "Los niños que viven en países que sufren crisis o conflictos son los más afectados, y debemos actuar para que el hambre no empeore aún más su situación", ha sostenido.

En Nigeria, UNICEF espera que en el noreste del país el número de niños con desnutrición severa aguda llegue a 450.000 en los estados de Adamawa, Borno y Yobe, los más afectados por el conflicto con el grupo terrorista Boko Haram.

La Red de Sistemas de Alerta Temprana por Hambruna (Fews Net, en inglés), que controla la inseguridad alimentaria, aseguró a finales de 2016 que el hambre se da sobre todo en zonas previamente inaccesibles del estado de Borno, así como en otras áreas a las que no llega la ayuda humanitaria.

En el caso de Somalia, la sequía amenaza a una población ya frágil, maltratada por décadas de conflicto, según UNICEF. Aquí, casi la mitad de la población, unos 6,2 millones de personas, se enfrentan a una inseguridad alimentaria grave y necesitan ayuda humanitaria. La agencia de la ONU espera que unos 185.000 niños sufran desnutrición severa aguda este año, aunque la cifra podría llegar a 270.000 en los próximos meses.

En Sudán del Sur, donde este lunes se declaró la hambruna en algunas zona del estado de Unidad, más de 270.000 niños sufren desnutrición severa. Si no se hace nada para reducir la gravedad y la expansión de la crisis alimentaria, el número de personas afectadas por la inseguridad alimentaria podría aumentar de 4,9 millones a 5,5 en el punto álgido del periodo de escasez en julio, ha recordado UNICEF.

Por último, en Yemen, 462.000 niños sufren desnutrición severa aguda, casi un 200 por ciento más que en 2014, debido a un conflicto que dura ya dos años.

UNICEF está trabajando con sus aliados para proporcionar tratamiento terapéutico durante este año a cerca de un millón de niños con desnutrición severa: 220.000 en Nigeria; más de 200.000 en Sudán del Sur; más de 200.000 en Somalia y 320.000 en Yemen, ha explicado la agencia en un comunicado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies