Sin identidad ni derechos, la realidad de los 10 millones de apátridas en el mundo

Contador
Una refugiada rohingya intentando cruzar de Birmania a Bangladesh
REUTERS / ZOHRA BENSEMRA
Actualizado 03/11/2017 16:36:44 CET

GINEBRA, 3 Nov. (Reuters/EP) -

Unos 10 millones de personas en todo el mundo son apátridas, lo que incluye a tres millones reconocidos oficialmente, un estatus que les priva de una identidad, derechos y a menudo empleos, según ha denunciado este viernes el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Los rohingyas, una etnia musulmana que reside fundamentalmente en la budista Birmania, componen la mayor minoría apátrida del mundo, según ACNUR, que ha resaltado que más de 600.000 han huido hacia Bangladesh tras la ola de represión y violencia desatada en agosto a raíz de un ataque de milicianos contra las fuerzas de seguridad.

En su informe 'Este es nuestro hogar. Minorías apátridas y su búsqueda de ciudadanía, ACNUR ha llamado a los gobiernos a poner fin a esta práctica discriminatoria para 2024.

"Si vives en este mundo sin una nacionalidad, estás sin una identidad, sin documentación, sin derechos y privilegios que se dan por garantizados (...) tener un trabajo, tener educación, saber que tu hijo pertenece a algún sitio", ha resaltado la directora de la división de protección internacional de ACNUR, Carol Batchelor.

El portavoz de la agencia de la ONU, Adrian Edwards, ha subrayado que 3,2 millones de personas en 75 países son apátridas, tras haber sido registradas o contabilizada por los gobiernos. Pero, se estima que el total asciende a 10 millones, incluidos amplios grupos de población en Indonesia, Costa de Marfil, Líbano y República Democrática del Congo (RDC), ha precisado.

ACNUR sostiene que los gobiernos deberían dar la nacionalidad a las personas nacidas en su territorio si de lo contrario serían apátridas y facilitar la naturalización de los residentes apátridas de larga data.

Otros grupos apátridas, muchos de los cuales han vivido desde hace generaciones en sus países de origen, incluidos muchos kurdos sirios, los karana de Madagascar, los gitanos de Macedonia, y los pemba de Kenia, según el informe.

"Necesitamos garantizar que no hay una exclusión deliberada y arbitraria o una privación de nacionalidad", ha defendido Batchelor. Preguntada sobre si los rohingya entran dentro de la categoría de los privados deliberadamente de la nacionalidad, ha respondido: "Solo podemos ver el resultado (...) Birmania tiene una ley de nacionalidad. Esta enumera las categorías de personas a las que se les considera ciudadanos de Birmania. Los rohingya no están en esa lista".

Unos 30.000 apátridas en Tailandia han conseguido la nacionalidad desde 2012 y los makonde, una comunidad de 4.000, se convirtieron en la 43 tribu reconocida oficialmente en Kenia el año pasado, de acuerdo con el informe de ACNUR.

"Estamos viendo reducciones en Tailandia, en Asia Central, en Rusia, en África Occidental. Pero las cifras no están cerca de ser lo sustanciales que deberían para nosotros para poner fin a la apatridia para 2024", ha incidido la jefa de la sección de apatridia de ACNUR, Melanie Khanna.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies