Un médico tailandés se entrega por su relación con la "fábrica de bebés"

Actualizado 06/07/2015 10:15:20 CET

BANGKOK, 25 Ago. (Reuters/EP) -

La Policía de Tailandia ha confirmado este lunes que un doctor tailandés que practicaba fecundaciones in vitro (FIV) a madres de alquiler ha accedido a entregarse a las autoridades de forma voluntaria.

El médico practicó la FIV a cinco mujeres relacionadas con el caso de la compra de al menos 12 bebés de madres de alquiler por parte de un hombre japonés. El doctor, que no ha sido identificado, tiene hasta el 6 de septiembre para entregarse y se espera que lo haga, según ha asegurado el investigador de la Policía, el coronel Decha Promsuwan.

"Está en el proceso de preparación y de recopilación de pruebas", ha dicho Decha en rueda de prensa. El coronel ha añadido que, de no hacerlo, se dictará una orden de arresto.

El médico tailandés está acusado de practicar FIV sin licencia y de violar el código de conducta médico de Tailandia, que prohíbe la comercialización de la maternidad subrogada. Además, se enfrenta a penas de hasta tres años de cárcel.

El caso se ha conocido este mes cuando la Policía asaltó un apartamento de Bangkok y descubrió nueve bebés de vientres de alquiler con sus niñeras y una mujer embarazada. Las autoridades confirmaron más tarde la aparición de más bebés, supuestamente todos hijos del mismo hombre japonés, en un caso que los medios han denominado "fábrica de bebés".

Las cinco mujeres descubiertas en el apartamento han identificado al mismo doctor como el hombre que les practicó la FIV. La Policía cree que otras seis mujeres podrían haber sido tratadas por él. El japonés abandonó Tailandia poco después del registro del apartamento y aunque no está acusado por ningún delito, la Policía y la Interpol están investigando el caso y los motivos que le llevaron a tener doce niños.

Tailandia ha vivido varios escándalos relacionados con los vientres de alquiler en las últimas semanas. Al caso del japonés que supuestamente compró al menos doce bebés hay que sumar el de la pareja australiana que, según las acusaciones, abandonó a un bebé con síndrome de Down que había acordado acoger.

El caso provocó duras medidas por parte de las autoridades tailandesas ante la falta de regulación de los negocios de maternidad subrogada. Tailandia e India son elecciones populares para las parejas extranjeras que buscan un vientre de alquiler.

Los vientres de alquiler se pagan por unos 400.000 baht (cerca de 9.500 euros), según fuentes policiales. El Gobierno militar de Tailandia ha prometido indulgencia individual para las madres de alquiler y sus bebés.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies