MSF ha atendido a 60 heridos por la ola de violencia en Bangassou (RCA)

Residentes de Bangassou refugiados en el hospital de MSF
MSF
Publicado 16/05/2017 15:45:48CET

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha atendido a 60 heridos por la ola de violencia registrada desde el sábado en la localidad de Bangassou, en el sureste de República Centroafricana (RCA) y junto a la frontera con República Democrática del Congo (RDC), y ha expresado su preocupación por la situación en la que se encuentra la población civil.

Según ha explicado el responsable adjunto de emergencias de MSF en el país, René Colgo, el asalto, que presuntamente sería obra de milicias 'anti-balaka' (integradas predominantemente por cristianos), no les pilló por sorpresa, ya que sabían que había un grupo armado acercándose a la ciudad después del ataque en el que murieron cinco efectivos de la Misión de la ONU (MINUSCA).

El personal de MSF estaba preparado para tratar a los heridos y había elaborado un plan de contingencia. "¿Pero cómo estar preparados para el pánico y el caos? ¿Cómo estar preparados para esa desazón que te atrapa cuando sabes que hay gente fuera que necesita tu ayuda y tú no puedes llegar a ellas sin poner tu vida en riesgo?", se ha preguntado.

Los disparos, según su relato, comenzaron en la madrugada del sábado en el barrio de Tokoyo, la zona musulmana de Bangassou, y "la gente salió huyendo en todas las direcciones" en busca de un lugar seguro. Algunos se refugiaron en la mezquita, mientras que otros lo hicieron en la iglesia y algunos en los patios del hospital de MSF.

Aquí, el sábado recibieron a 22 heridos mientras que el domingo llegaron otros cuatro más, así como "500 personas que buscaron refugio en el patio, en los pasillos, esperando que los combatientes no atacaran una infraestructura médica" y que estaban "aterradas", ha explicado el responsable de MSF.

Finalmente, el lunes un equipo de MSF consiguió llegar hasta la mezquita --donde según la ONU se habían alojado en torno a un millar de personas-- para ofrecer "atención médica de urgencia". Aquí, se encontraron con 25 heridos, de los que solo consiguieron tratar a diez.

"Cinco de los heridos necesitaban atención quirúrgica pero los tiroteos empezaron de nuevo y tuvimos que evacuar el lugar dejando a 250 personas allí refugiadas", ha lamentado Colgo. Finalmente, el lunes por la tarde todas las personas que se habían refugiado en la mezquita y en el hospital fueron trasladadas a la iglesia de Bangassou, según MSF.

"La ciudad de Bangassou está irreconocible: hombres armados disparan sin control. Los helicópteros sobrevuelan nuestras cabezas. Tememos lo peor si no se toman medidas efectivas y a largo plazo para proteger a los civiles", ha alertado Colgo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies