Mujeres y niños se enfrentan a mayores dificultades para conseguir atención médica en el sur de Siria

Niños jugando con restos de armamento en Deraa
REUTERS / ALAA FAQIR
Publicado 02/01/2018 15:16:49CET

MADRID, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres y los niños, que suelen ser los colectivos más vulnerables en cualquier guerra, son además en el caso de Siria los que tienen mayores dificultades para recibir atención médica, según ha denunciado este martes Médicos Sin Fronteras (MSF), a partir de dos encuestas sobre salud realizadas en julio de 2016 y en mayo de 2017 entre unas 200.000 personas de la región de Deraa Oriental, en el sur del país.

"Nuestros datos muestran que las mujeres y los niños son los que presentan mayor dificultad para acceder a una atención médica adecuada", ha dicho el director del Programa de Vigilancia Sanitaria para el Centro de Avance de la Medicina Humanitaria de MSF de Amán, Ghassan Aziz.

La ONG ha señalado que, de acuerdo con los datos recabados, el 60 por ciento de los menores de cinco años no ha recibido todas las dosis correspondientes de vacunas contra enfermedades prevenibles.

También ha advertido sobre "altas tasas de embarazos" debido a la deficiente planificación familiar, así como sobre "las peligrosas carencias médicas para madres y niños, como la deficiente atención prenatal y el riesgo que comporta el elevado número de partos realizados en la propia vivienda".

Sin embargo, un cirujano de MSF que prefiere hablar bajo condición de anonimato ha indicado que conseguir asistencia médica sigue siendo un reto para casi todos los sirios porque, si bien la violencia ha disminuido, las infraestructuras sanitarias han quedado destrozadas y apenas queda personal experimentado.

"Muchos pacientes tienen que recorrer largas distancias" porque "las instalaciones de salud que siguen en pie están alejadas" y "el transporte es caro y mucha gente no se lo puede costear", ha contado. En algunos casos, "se ven obligados a recorrer varios lugares antes de poder encontrar la atención médica que necesitan", algo que "a veces no ocurre hasta que llegan a Damasco", debido a la falta de equipos y personal.

A ello se suma que, de acuerdo con estas encuestas, solo el 21 por ciento de las personas que recibían atención médica mensual lo hace en centros de salud, "pues se evitaban las instalaciones, ya que con frecuencia son objetivo de los ataques". No obstante, con la segunda encuesta la tasa alcanzaba ya el 47 por ciento.

AYUDA A TRAVÉS DE LAS FRONTERAS

En este contexto, "se debe aumentar la asistencia humanitaria, en particular en el sur de Siria, y la manera más eficiente de proporcionar dicha ayuda es a través de las fronteras", ha afirmado Aziz. "La ayuda a través de las fronteras sigue siendo vital y esencial para llegar a la población del sur de Siria", ha ratificado el responsable de la Unidad de Oriente Próximo y del Centro para el Avance de la Medicina Humanitaria de MSF, Aitor Zabalgogeazkoa.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó el pasado 19 de diciembre una resolución que permite a las organizaciones humanitarias usar las rutas que atraviesan las líneas de frente y las fronteras para llevar ayuda a Siria. Pero, pese a estas medidas, "siguen existiendo graves dificultades para asistir a los más de 13 millones de sirios que necesitan ayuda humanitaria", ha subrayado la ONG.