Netanyahu admite que analiza con Estados Unidos la anexión de los asentamientos en Cisjordania

Benjamin Netanyahu
REUTERS / RONEN ZVULUN
Actualizado 12/02/2018 20:19:40 CET

La Casa Blanca niega dicho diálogo, que ha recibido críticas de la Autoridad Palestina

JERUSALÉN, 12 (EUROPA PRESS)

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, ha admitido este lunes que su Gobierno analiza con el de Estados Unidos la posible anexión de los asentamientos judíos ubicados en zonas ocupadas de Cisjordania, una mera posibilidad que ya ha sido duramente contestada por la Autoridad Palestina.

Netanyahu, durante un acto con diputados de su partido (Likud), ha confirmado que se ha abierto un "diálogo" con las autoridades estadounidenses de cara a "expandir la soberanía israelí" a los asentamientos, considerados ilegales por Naciones Unidas.

El primer ministro ha sostenido sobre estos polémicos enclaves que "la conexión con ellos representa un activo estratégico para Israel", por lo que ha apostado por que el Gobierno asuma las riendas de lo que sería un "movimiento histórico" en materia de soberanía.

Tras el revuelo generado, fuentes oficiales israelíes citadas por el periódico 'Haaretz' han matizado que Netanyahu no ha presentado nunca una propuesta concreta de anexión a las autoridades norteamericanas y que éstas no han accedido a ningún avance sobre este tema.

También la Casa Blanca ha desmentido estos contactos. "Estados Unidos e Israel nunca han discutido dicha propuesta y el presidente (Donald Trump) sigue centrado de lleno en su iniciativa de paz entre israelíes y palestinos", ha matizado el portavoz Josh Raffel.

El dirigente palestino Nabil Abu Rudeinah, portavoz del presidente Mahmud Abbas, ha advertido desde Rusia de que un paso unilateral por parte de Israel "destruiría cualquier esfuerzo para intentar salvar el proceso de paz". "Nadie tiene derecho a discutir la situación de las tierras palestinas ocupadas", ha apostillado, según la agencia de noticias Reuters.

ESPINOSO ASUNTO

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha instado a Netanyahu en una reciente entrevista a ser "muy cuidadoso con los asentamientos" y, por el momento, el jefe del Gobierno israelí ha evitado respaldar iniciativas legislativas en materia de soberanía --la última de ellas el domingo--, principalmente por razones de seguridad.

La ONU ha pedido en reiteradas ocasiones a las autoridades israelíes que se abstengan de expandir los asentamientos levantados en territorios ocupados durante la guerra de 1967, argumentando que alejan las perspectivas de paz con los palestinos y contravienen el Derecho Internacional, que considera un crimen de guerra la colonización de territorios ocupados militarmente.

El futuro de estos enclaves es una de las cuestiones más complejas de cara a la hipotética reanudación de las conversaciones entre las dos partes, estancadas desde el año 2014. Los palestinos reclaman Cisjordania, incluido Jerusalén Este, como parte de su futuro Estado junto a la Franja de Gaza.

Según la organización israelí Peace Now, en Cisjordania existen un total de 97 asentamientos construidos sin autorización estatal, además de 132 levantados de forma legal --desde el punto de vista del Gobierno israelí--. La población total ha crecido exponencialmente desde mediados de los años ochenta y ronda ya los 400.000 habitantes.