HRW identifica hasta 27 centros de tortura de la Inteligencia siria

Actualizado 03/07/2012 11:26:10 CET

Asegura que la aplicación "sistemática" de torturas en estos centros constituye "un crimen contra la Humanidad"

MADRID, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

La organización de Derechos Humanos estadounidense Human Rights Watch (HRW) ha conseguido registrar hasta 27 centros de detención de la Inteligencia siria en los que la aplicación "sistemática" de torturas y malos tratos constituye "un crimen contra la Humanidad".

"Antiguos prisioneros y desertores han identificado las localizaciones, las agencias responsables, los métodos de tortura utilizados y, en muchos casos, los comandantes encargados de 27 centros de detención gestionados por las Inteligencia siria", aseguró este martes HRW en un comunicado.

"Las pautas sistemáticas de malos tratos y torturas claramente documentadas por Human Rights Watch apuntan a la existencia de una política estatal de torturas y malos tratos, lo cual constituye un crimen contra la Humanidad", prosiguió.

El informe 'Archipiélago Tortura: detenciones arbitrarias, torturas y desapariciones forzosas en las prisiones secretas de Siria desde marzo de 2011', de 78 páginas, se basa en más de 200 entrevistas realizadas por Human Rights Watch desde que comenzaron las movilizaciones contra el régimen sirio de Bashar al Assad, a mediados de marzo del año pasado.

El documento incluye mapas con la localización de centros de detención, declaraciones en vídeo de antiguos prisioneros y croquis sobre técnicas de torturas descritas por personas que habían sido testigos e incluso víctimas de malos tratos en estos centros.

"Las agencias de Inteligencia están gestionando todo un archipiélago de centros de tortura en todo el país", declaró el investigador en situaciones de emergencia de Human Rights Watch, Ole Solvang. "Con la publicación de sus localizaciones, la descripción de los métodos de tortura y la identificación de sus encargados estamos advirtiendo a los responsables de que les vamos a pedir cuentas por estos horribles crímenes", aseveró.

Human Rights Watch ha reiterado su llamamiento al Consejo de Seguridad de la ONU para que remita la situación en Siria al Tribunal Penal Internacional (TPI) y apruebe sanciones contra los responsables cuya implicación en los abusos haya quedado acreditada.

Los centros incluidos en el informe son los que se ha podido conocer a través de los testigos, pero el número real "probablemente sea mucho mayor", advirtió HRW. Casi todos los antiguos prisioneros interrogados por la organización habían sido sometidos a torturas o habían sido testigos de ellas.

MÉTODOS Y VÍCTIMAS

Entre los métodos usados por los interrogadores, los testigos han hablado de las palizas prolongadas con palos o con cables, el mantenimiento de los prisioneros en posturas incómodas en periodos prolongados de tiempo, las descargas eléctricas, las quemaduras con ácidos, los asaltos y humillaciones sexuales, la arrancadura de uñas o las falsas ejecuciones, entre otros. En total, Human Rights Watch ha registrado más de 20 métodos diferentes de tortura por parte de los servicios de seguridad e Inteligencia del Estado.

Aunque la mayoría de las víctimas de tortura interrogadas por Human Rights Watch eran varones de entre 18 y 35 años, los autores del informe han recogido también los testimonios de niños, mujeres y ancianos que habían sufrido malos tratos.