Un sirio que lleva atrapado más de un mes en un aeropuerto de Malasia: "No quiero ser una máquina de matar en Siria"

Un sirio denuncia que lleva atrapado un mes en el aeropuerto de Kuala Lumpur
TWITTER / HASSAN AL KONTAR
Actualizado 12/04/2018 11:45:22 CET

MADRID, 12 Abr. (EDIZIONES)

Un hombre sirio denuncia que lleva atrapado más de un mes en el Aeropuerto Internacional de Kuala Lumpur después de que se le haya denegado viajar a Ecuador y Camboya y haber sido posteriormente deportado a Malasia. Hassan Al Kontar, de 36 años, residía en Emiratos Árabes Unidos cuando estalló la guerra en Siria, pero la embajada siria en ese país no le renovó el pasaporte, por lo que fue deportado a Malasia en 2016, "uno de los pocos países que permiten la entrada de sirios sin visado", aseguró a la agencia Reuters.

El pasado mes de febrero, Hassan intentó volar a Ecuador pero la aerolínea le denegó el embarque y poco después intentó lo mismo viajando a Camboya pero tampoco se le permitió entrar al país, por lo que fue deportado de nuevo a Malasia.

El sirio teme ahora ser deportado a su país natal y que una vez allí sea obligado a participar en la guerra: "No porque sea cobarde, ni porque no sepa cómo luchar, solo porque no creo en la lucha", ha afirmado en declaraciones a Reuters: "No quiero ser una máquina de matar, destrozando mi propio hogar e hiriendo a mi gente".

Hassan, que afirma haber estado viviendo en el aeropuerto desde el 7 de marzo, ha publicado en sus redes sociales varios vídeos en los que relata que depende de la amabilidad del personal del aeropuerto para comer y que se ducha en los baños del aeródromo. Añade en uno de sus vídeos que no pretende que la gente tenga "compasión" de él, sino que solo quiere "contar" su historia.

El hombre también asegura que ha contactado con organizaciones como la ONU, Human Rights Watch o Cruz Roja, pero éstas, dice, le han respondido que no pueden hacer nada: "Entonces, ¿quién puede?, ¿qué debo hacer ahora?". Por su parte, la portavoz de ACNUR en Kuala Lumpur, Yante Ismail, ha asegurado en un comunicado que su organización conoce el caso y que ya se ha puesto en contacto con Hassan y con las autoridades.

"No sé qué decir o qué hacer. Necesito una solución. Necesito un lugar seguro en el que poder vivir de forma legal y con un trabajo", comenta Hassan al diario británico 'The Guardian': "No me planteo ir a Siria, no quiero formar parte de una guerra, no quiero matar a nadie ni que me maten a mí. No es mi guerra".

Contador