Detenido en Alcantarilla por tener encerradas a su mujer y a su hija durante meses y amenazarlas de muerte

Publicado 17/05/2018 12:22:10CET

Las víctimas relataron episodios de malos tratos como amenazas con un hacha o un cuchillo de grandes dimensiones

ALCANTARILLA (MURCIA), 17 May. (EUROPA PRESS) -

Agentes de las Unidades Especiales de Seguridad Ciudadana de la Policía Local de Alcantarilla han detenido a un individuo de nacionalidad española como presunto autor de un delito de violencia de género al tener encerradas a su mujer y a su hija con problemas mentales durante meses y proferir amenazas de muerte continuadas a ambas en su domicilio de la calle San Antonio de esta ciudad.

Los agentes fueron avisados por familiares de la mujer ante las faltas de comunicación durante varios meses y las excusas que el detenido ponía constantemente para evitar que nadie las viera.

Una vez en el domicilio, se procedió a interrogar al hombre, de 56 años de edad sobre el estado en que se encontraban sus familiares. Según explican fuentes policiales, el hombre mostró un estado de nervios sospechoso que hizo que se le solicitara ver a su esposa e hija, negándose en un primer momento a ello.

Ante la insistencia, este individuo llamó a su esposa que se encontraba en otra dependencia de la vivienda, mostrando signos evidentes de estar sometida por el miedo a su esposo.

Para poder hablar con confianza con ésta, se procedió a llevarse al marido a otra habitación, momento en el que la víctima se derrumbó y confirmó que su esposo la tenía secuestrada durante varios meses tanto a ella como a su hija con graves deficiencias psíquicas, además de tenerlas amenazadas de muerte constantemente y sin suministrarles comida ni medicinas.

Asimismo, relataron episodios de malos tratos como amenazas con un hacha o un cuchillo de grandes dimensiones, según las mismas fuentes, que apuntan, por otro lado, que la vivienda sufría graves problemas de salubridad, al estar rodeados de basuras y restos orgánicos.

Por todo ello, se procedió a detener al presunto agresor y trasladarlo a dependencias policiales, así como dar aviso a los servicios médicos de urgencia para realizar una primera valoración médica de las víctimas.