Publicado 10/07/2020 15:32:13 +02:00CET

'Amigos del Parque' ve en el dictamen del hotel de Cala San Pedro "el camino adecuado" para "otros establecimientos"

En el lado izquiedo, el coordinador de 'Amigos del Parque', Enrique Ruiz
En el lado izquiedo, el coordinador de 'Amigos del Parque', Enrique Ruiz - IU-EQUO

ALMERÍA, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

La asociación conservacionista y cultural Amigos del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar ha valorado este viernes el dictamen medioambiental emitido por la Junta de Andalucía que considera "incompatible" con los usos del parque el proyecto de hotel rural en Los Ricardillos junto al acceso a la cala de San Pedro, en la zona de Las Negras de Níjar (Almería) y apunta que ese es "el camino adecuado" para "otros establecimientos" en el ámbito de este espacio protegido.

Así lo ha manifestado en declaraciones a Europa Press el coordinador del colectivo conservacionista, Enrique Ruiz, quien recientemente reclamó a la Junta de Andalucía que rectificara y declarara "inviable" el proyecto para adaptar a hotel de cuatro estrellas y 30 habitaciones con piscina el cortijo 'Las Chiqueras' en la Bahía de Genoveses, también en el citado parque.

"Nos congratulamos de que finalmente la legalidad ambiental esté por encima de los intereses particulares de quienes quieren hacer este tipo de proyectos no acordes con la protección del medio ambiente en Cabo de Gata", ha indicado el coordinador ante el pronunciamiento desfavorable de Medio Ambiente sobre el proyecto que "enmascaraba un hotel de 15 habitaciones" en la zona de Las Negras.

Ruiz ha advertido que la asociación seguirá "vigilante" ante el expediente para "comprobar que todo se tramita adecuadamente" y, en caso de impugnación al dictamen, personarse ante los tribunales "para defender la legalidad de la resolución, que es ajustada a derecho" y asegurar así que "no se da pie a ese tipo de autorización".

Desde la entidad se han congratulado ante un dictamen que "da la razón a todas las alegaciones" que tanto Amigos del Parque como el Grupo Ecologista Mediterráneo (GEM) presentaron durante el trámite de exposición pública después de que el promotor propusiera un cambio de ubicación para desplazar la actuación y sortear así las restricciones medioambientales que imposibilitaban el proyecto ante la protección otorgada al suelo.

En sus alegaciones, los colectivos ya apuntaban que el Cortijo el Ricardillo se encuentra en zona B1 conforme al plan de ordenación de recursos naturales (PORN) del Parque Natural, por lo que según la normativa resulta "incompatible la construcción de nuevas edificaciones o rehabilitación de las existentes" por lo que "no sería viable este proyecto de actuación".

Igualmente, entre otros razonamientos, advertían de que el proyecto de actuación no hacía "ninguna mención" sobre los posibles problemas que se puedan generar relacionados con la movilidad urbana sostenible en los accesos, al tiempo que "supondría incrementar de manera exponencial el tráfico rodado en la zona", lo que puede ser "incompatible" con las recomendaciones establecidas en el Plan de Movilidad Sostenible del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar.

Para las asociaciones ecologistas la valoración sobre las posibles repercusiones sobre la calidad del aire, contaminación acústica y contaminación lumínica durante la fase de explotación del establecimiento turístico también resultaban "insuficientes".

La actuación propuesta por el promotor consiste en levantar un hotel rural de dos estrellas de nueva planta a unos 300 metros del actual cortijo con dos alas; el ala este acogería la recepción, el salón cafetería, aseos generales y cuartos de instalaciones y almacenaje mientras que el ala noroeste tendría 11 habitaciones con baño y terraza con vistas que se traducen en 22 unidades de alojamiento.

Contempla el promotor también la construcción de una piscina mientras que la zona para aparcamiento se dispondría en la propia pista de acceso existente. En total, la edificación tendría 500 metros cuadrados, con sótano y planta baja. El plazo estimado de ejecución es de dos años y la inversión, 925.474,51 euros con un cálculo de 15 años para recuperarla.

El proyecto no incluye acometidas ni para abastecimiento de agua ni para la red eléctrica ya que propone servirse de un aljibe existente en una calera y de un grupo electrógeno. Para el alcantarillado, aboga por instalar una depuradora ecológica de oxidación total estanca y por contratar una empresa homologada para la retirada periódica de los residuos que se generen.

Para leer más