Publicado 05/12/2014 18:10CET

La Junta sabía desde hace "dos años" de "indicios" de remociones en el cementerio, según Ayuntamiento

El concejal de Salud y Consumo de Almería, Carlos Sánchez
EUROPA PRESS

Instan al Gobierno andaluz a "pedir perdón" y ofrece su colaboración para crear un monumento de recuerdo a las víctimas

ALMERÍA, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El concejal de Salud y Consumo del Ayuntamiento de Almería, Carlos Sánchez (PP), ha señalado este viernes que la Junta de Andalucía conocía "desde hace dos años" los "indicios" apuntados por el anterior sepulturero municipal sobre las remociones de tierras ejecutadas desde los años 40 en el cementerio de San José con la que se habrían desplazado de sus fosas los restos de los represaliados del franquismo, ya que dicha información consta en la propia web sobre el mapa de fosas de la Junta.

Según ha indicado Sánchez en rueda de prensa, este documento "desmonta" la teoría de que la Junta "no sabía nada" sobre la alteración de las fosas que han sido excavadas durante casi dos semanas por un equipo de arqueólogos, si bien ha admitido desconocer si existe prueba documental en los archivos municipales que corroboraran estas alteraciones.

Sánchez ha reprochado al responsable de la Oficina de Vicepresidencia de Almería, Rafael Salazar, así como al equipo técnico y las asociaciones memorialistas, que indicaran que habían tenido constancia de este testimonio a principios de esta semana, cuando "tienen la información desde hace más de dos años". "Nos han engañado desde el primer día, han jugado con los sentimientos de los familiares y los medios de comunicación", ha sentenciado el edil.

En esta línea, ha instado a Salazar a que reconozca el "error" en el que han incurrido y a que pidan "perdón" a las víctimas "que han confiado en este proyecto de justicia social" al tiempo que han invitado a la Administración autonómica a acudir a los tribunales si estiman necesario pedir responsabilidades a la institución, a la que la Junta acusó no haber dejado constancia en décadas pasadas de la reutilización de tumbas en el cementerio.

La web recoge el testimonio de Federo, guarda del camposanto, quien explica que tras excavar las fosas en los años 40, los cuerpos "se iban depositando en cajas y, cuando se llenaba una, se abría otra al lado, anotando la ubicación de cada cuerpo en los libros de registro del cementerio", de manera que "actualmente las fosas no son apreciables, ya que desde los años 40 la tierra se removió en varias ocasiones, trasladando los restos de los difuntos a osarios y construyendo nichos sobre ellas", según señala la información ofrecida por la Consejería de Vicepresidencia en el portal electrónico.

Sánchez ha señalado que el Ayuntamiento "desconoce" la labor de los historiadores y colaboradores que realizaron el proyecto, en el que el Consistorio no ha participado ya que se ha limitado a "dar el permiso de obra", según ha defendido antes de admitir que se entregó copia del documento tras varios requerimientos antes de autorizar las exhumaciones.

El concejal, que había tildado de "chapuza" la actuación, se ha mostrado finalmente de acuerdo con que las coordenadas manejadas para la localización de fosas en última instancia por los arqueólogos eran correctas, si bien ha mantenido sus críticas al entender que se han extraído restos óseos a los que se ha puesto "una bandera republicana" sin conocer fehacientemente su procedencia.

Por otro lado, el edil ha señalado que el Ayuntamiento está dispuesto a colaborar para la disposición en el cementerio de un monumento que recuerde a las víctimas; un ofrecimiento que se mantiene desde hace varios años y que no ha terminado de cuajar ante cambios en la idea original mantenidas por las asociaciones memorialistas, que buscan la colaboración desinteresada de empresas e instituciones.

Para leer más