A juicio por maltratar 24 años a su esposa y violarla tras la separación

Actualizado 25/02/2015 8:18:35 CET

ALMERÍA, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Almería acoge este miércoles la vista oral contra un hombre acusado de someter a continuas agresiones y vejaciones durante 24 años de matrimonio a su exesposa, a quien, tras el divorcio, también atacó en su lugar de trabajo y amenazó de muerte en varias ocasiones.

El tribunal de la Sección Tercera será el encargado de enjuiciar a A.S.S., a quien el Ministerio Público imputa un delito de agresión sexual por haberla violado en uno de esos ataques tras la separación e interesa para él penas que suman 12 años y ocho meses de prisión.

El primer señalamiento del juicio tuvo que ser suspendido en octubre de 2014 y aplazado a este miércoles por enfermedad de la letrada que ejerce la defensa.

El fiscal sostiene que el acusado habría venido "infligiendo" a su expareja, "desde hace 24 años en que nació la hija mayor del matrimonio", empujones, bofetones y agresiones continúas, a la vez que, según subraya, le manifestaba "todo tipo de improperios" y le espetaba que la "tenía que matar".

Tras la separación, detalla tres episodios violentos ocurrido en mayo de 2013, entre los que incluye la agresión sexual por la que la mujer tuvo que ser asistida médicamente debido a las lesiones sufridas y de las que tardó en curar siete días.

Según relata en su escrito, en la noche del 14 de mayo, A.S.S. se personó en un cortijo donde su exmujer trabajaba en calidad de cuidadora y comenzó a "dar grandes voces, diciéndole puta, ábreme la puerta zorra, si no eres para mí no eres para nadie".

Cuando la víctima salió a la puerta, él presuntamente saltó la valla que circunda la finca y se "abalanzó sobre ella, la cogió fuertemente del pelo, y la tiró al suelo al tiempo que le daba patadas y le decía improperios". La agresión cesó cuando el yerno llegó al lugar pese a lo cual A.S.S. la habría amenazado de muerte antes de que se lo llevaran.

El segundo episodio que recoge el Ministerio Público habría ocurrido en la madrugada del día siguiente, cuando, al parecer, el acusado regresó de nuevo al cortijo "golpeando la puerta para que le abrieran", por lo que, tal y como remarca, "ella optó por abrirle a ver si se tranquilizaba".

"Nada más entrar", según añade, A.S.S. volvió a abalanzarse sobre ella y la agredió sexualmente. Después, le dijo que si lo denunciaba, "que se perdiese de España, que si no la iba a matar".

El escrito señala que ese mismo día, el procesado habría llamado a su exesposa para reprocharle que se "lo hubiera contado a sus hijas" y le habría dicho que "era una desgraciada, que como le estaba buscando la ruina, él se la iba a buscar a ella".

La Fiscalía subraya que, como consecuencia de los años de malos tratos, ella sufre una "afectación psíquica por trastorno adaptativo de tipo mixto ansioso-depresivo y estrés postraumático" y una sensación constante de "gran temor, malestar y desasosiego".

Así, califica los hechos como un presunto delito de lesiones por el que interesa ocho meses de cárcel, otro continuado de amenazas por el que solicita 12 meses de prisión y un tercero de violencia habitual en el ámbito de la violencia de género por el que pide dos años de cárcel y una indemnización total de 12.300 euros.

Por el delito de agresión sexual solicita nueve años de prisión y libertad vigilada durante ocho años con prohibición de acercarse a la víctima a menos de 200 metros.