Los nuevos requisitos de contratación de comedores escolares beneficiarán a más de 14.000 alumnos de Sevilla

Publicado 21/06/2019 12:42:29CET
Alumnos en clase
EUROPA PRESS - Archivo

SEVILLA, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un total de 14.409 alumnos de la provincia de Sevilla se beneficiarán de los nuevos requisitos de contratación de los comedores escolares. El Consejo de Gobierno ha autorizado a la Agencia Pública Andaluza de Educación el primer contrato, en régimen de concesión, que aplica las nuevas características para el servicio de comedor escolar durante los próximos dos cursos y que se implantará en 108 centros docentes públicos de la provincia.

La Consejería de Educación y Deporte ha modificado los pliegos de contratación del servicio de comedor escolar para introducir requisitos que faciliten la participación de empresas del municipio y entidades más pequeñas. Además, se favorecerá una mayor utilización de productos locales en la elaboración de los menús, según ha informado la Junta en una nota de prensa.

Con el objetivo de hacer más accesible la participación de pequeñas y medianas empresas, se han transformado los criterios de adjudicación, dando mayor peso a la cercanía de las cocinas donde se van a producir los menús. Este criterio pasa de los diez puntos actuales (sobre 100) a los 30 puntos. Ello se justifica también por el menor impacto ambiental de esta actividad, al reducirse el número de kilómetros recorridos por los vehículos que reparten los menús por los distintos centros escolares.

Los nuevos requisitos de licitación también potencian las actividades a realizar en los tiempos de ocio anteriores o posteriores a la comida. Las empresas concesionarias deberán realizar un programa pedagógico en el que el alumnado aprenda, a través de actividades lúdicas y de divulgación, los beneficios de una alimentación saludable y la importancia de realizar actividad física como elemento clave para prevenir la obesidad infantil.

Asimismo, se pone en marcha un programa de seguimiento y rechazo de menús con objeto de identificar qué platos no son aceptados por el alumnado e intentar detectar las causas (temperatura, presentación, textura, receta) para poder implantar medidas correctoras.

Con ello se pretende garantizar una alimentación completa y equilibrada al alumnado modificando las elaboraciones con mayor porcentaje de rechazo --respetando, en todo caso, los criterios nutricionales establecidos en los pliegos-- y reducir los residuos generados en el comedor. En el caso de que las empresas tengan expedientes sancionadores no se les renovará el contrato.

NUEVOS COMEDORES

Por otra parte, para el próximo curso 2019/20 el 65 por ciento de los centros educativos andaluces ofertará el servicio de comedor, es decir, 1.938 colegios e institutos dispondrán de comedor y más de 193.00 alumnos se beneficiarán de este servicio complementario. La prestación se ofrece a un precio público de 4,38 euros diarios, con bonificaciones en función de la renta, incluida la gratuidad total.

En el caso de la provincia de Sevilla, el comedor escolar se implantará en nueve colegios más. Para el curso 2019/20 podrá hacer uso de este servicio el alumnado del CEIP Reina Fabiola y CEIP San Mateo de Alcalá de Guadaíra, CEIP Valle de la Osa de Constantina, CEIP Hipólito Lobato de Coria del Río, CEIP José Cortines Pacheco de Lebrija, CEIP San José de Calasanz de Lora del Río, CEIP Maribáñez de Los Palacios y Villafranca, CEIP Nuestra Señora del Carmen de Guillena y Escuela Infantil Puerta de Osuna.

El servicio contempla la asistencia de personal especializado, con al menos un monitor por cada 15 comensales en Infantil de segundo ciclo; uno por cada 25 en Primaria y uno por cada 35 en Secundaria Obligatoria. Los menús son supervisados cada mes y se ajustan a las recomendaciones tanto de la Consejería de Salud y Familias como del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en cuanto a los estándares de calidad y alimentación saludable.

Los pliegos de condiciones de los contratos exigen la presencia diaria de verdura y fruta fresca, el uso de aceite de oliva virgen extra, una mayor proporción de pescado que de carnes, la limitación de alimentos precocinados y fritos y la preferencia por la dieta mediterránea, así como por los productos ecológicos.