El préstamo de libros digitales llega a las bibliotecas y permitirá al usuario llevarse 600 títulos

Actualizado 13/05/2012 15:30:28 CET
- EUROPA PRESS

El Ayuntamiento de Málaga adjudica a Microcad la adquisición de 434 'e-readers' por un importe de 73.759 euros

MÁLAGA, 13 May. (EUROPA PRESS) -

Hasta 600 títulos al mismo tiempo podrá llevarse prestados un malagueño de las bibliotecas municipales de la capital a partir de este verano. Sin embargo, para su transporte no necesitará un gran vehículo, sino que será de un modo simple y cómodo: a través de un libro electrónico ('e-reader'). Málaga se convierte así en una de las primeras ciudades andaluzas en ofrecer dispositivos de este tipo a los usuarios de estas instalaciones públicas.

Y es que el Ayuntamiento de Málaga acaba de adjudicar a la empresa malagueña Microcad la adquisición de 434 libros electrónicos por un importe de 73.759 euros. El modelo adquirido es el Papyre 613 de la compañía Gammatata, con sede en Granada, según ha informado a Europa Press el concejal de Cultura, Damián Caneda.

Los dispositivos adquiridos se distribuirán en las 18 bibliotecas municipales, repartidas por los distintos distritos de la ciudad, y en el Bibliobús, y la asignación se llevará a cabo teniendo en cuenta parámetros como el número de visitantes y préstamos de cada una de estas instalaciones, ha precisado el edil del PP. Asimismo, cada 'e-reader' se entregará con una carga de 100 libros sin derecho de autor y 500 descargables.

PRÉSTAMO MÁS AMPLIO

El usuario de la biblioteca podrá llevarse el libro electrónico a casa para lo que solamente tendrá que rellenar un formulario aceptando la normativa al respecto. El tiempo de préstamo será algo más amplio que el habitual, tres semanas en lugar de dos.

La elección de esta marca se ha debido especialmente a que es la única empresa que ha elaborado un software específico para uso de bibliotecas, cuya finalidad es la limpieza de los contenidos y su actualización, permitiendo un ahorro de tiempo por parte del personal bibliotecario, agilizando el préstamo del dispositivo y garantizando su contenido.

Antes de que estos 'e-readers' estén a disposición del usuario, se llevará a cabo la formación del personal de las bibliotecas para que conozca esta nueva tecnología y pueda informar y asesorar al ciudadano. Por ello, la previsión, según ha señalado Caneda, es que los libros electrónicos estén en estas instalaciones listos para ser prestados "en un mes o dos como máximo".

El propósito es que estos dispositivos sean prácticos para su transporte y que ofrezcan una biblioteca móvil, disponible en cualquier parte, permitiendo una lectura cómoda, además de tener diferentes aplicaciones que posibilitan realizar múltiples funciones, tales como buscar textos en todo el libro, la ampliación de las letras, agregar notas, etcétera, ha explicado el concejal.

Como ha apuntado el responsable municipal de Cultura, Turismo y Deporte, la incorporación del libro electrónico en las bibliotecas municipales se enmarca en el objetivo general de contar con nuevos servicios basados en las últimas tecnologías y con ello intentar ofrecer a una sociedad cambiante nuevas formas en los hábitos de lectura.

En este sentido, Caneda ha destacado que "Málaga quiere estar a la vanguardia de la tecnología en todo", incluyendo los servicios que ofrecen sus bibliotecas públicas. "Es una de las apuestas de la ciudad y tener libros electrónicos es otro paso más en esta dirección", ha manifestado.

AUMENTAR LOS VISITANTES

Además, ha considerado que puede ser una manera de incrementar aún más el número de visitantes a las bibliotecas, que ya se vio aumentado en 2011 respecto al ejercicio anterior. Ha valorado que "el esfuerzo que se está haciendo en este sentido esté dando resultados" y sobre todo que "se esté impulsando el hábito de lectura".

El perfil al que van dirigidos estos dispositivos electrónicos no tiene que ser necesariamente el de un joven, quizá más habituado a los avances tecnológicos, sino que, como ha indicado Caneda, "también están destinados a gente de mayor edad, que puede encontrar en el libro electrónico muchas comodidades, como ampliar el tamaño de la letra o escribir notas".

"Es una forma de que la lectura esté presente entre la juventud, pero también de dar a conocer a las personas de edad más avanzada una manera de llevarse a casa más libros de golpe y sin ocupar espacio", ha manifestado el concejal, agregando que la incorporación de los 'e-books' "ya no es un experimento, sino algo muy consolidado, por lo que era el momento de que las bibliotecas públicas malagueñas los tuvieran".