Sevilla.- Cultura.- El Museo de Artes y Costumbres Populares muestra la dimensión cultural del traje de flamenca

Actualizado 08/05/2013 20:01:29 CET
El Museo de Artes y Costumbres muestra la dimensión cultural del traje flamenco
EUROPA PRESS/CONSEJERÍA DE CULTURA

La exposición 'Lina. Vistiendo el flamenco' presenta 30 creaciones realizadas por la reconocida modista sevillana durante más de 50 años

SEVILLA, 8 May. (EUROPA PRESS) -

El Museo de Artes y Costumbres Populares de Sevilla aborda la significación cultural del traje de flamenca y su vinculación con la industria de la moda a través de los diseños que la reconocida modista sevillana Lina ha realizado durante más de 50 años. La exposición 'Lina. Vistiendo el flamenco' muestra 30 vestidos de la diseñadora junto a fondos del propio museo.

La directora general de Bienes Culturales e Instituciones Museísticas de la Consejería de Cultura y Deporte, Elia Maldonado, ha sido la encargada de inaugurar esta exposición que se podrá visitar hasta enero del próximo año 2014. La muestra parte de la concepción del traje de flamenca como uno de los elementos en los que se materializa gran parte de las fiestas civiles andaluzas, y por ello de interés para disciplinas tan diversas como la historia, el arte, la antropología, la economía, el turismo, etcétera.

Según se indica en nota de prensa, un museo etnográfico como el de Artes y Costumbres Populares no podía ser ajeno al atractivo de esta temática ni a la repercusión social de un fenómeno que resulta de interés más allá de las fronteras andaluzas. Por otro lado, y dada la relación de esta indumentaria con el arte jondo y el baile flamenco que hace evolucionar estas prendas hacia tipologías propias para espectáculos, la exposición supone una gran oportunidad para difundir y disfrutar de testimonios materiales propios de esta manifestación cultural reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

El traje flamenco es además algo vivo que sigue evolucionando, un patrimonio en construcción. Su historia no es demasiado antigua ni sus orígenes destilan un rancio abolengo como otros trajes festivos españoles. Un poco de la vestimenta de las majas del siglo XIX, otro poco de la indumentaria de las gitanas andaluzas que se dedicaban al espectáculo del baile bolero y unas pinceladas de la recreación que la nobleza y la alta burguesía hacen del traje popular son las raíces de este fenómeno, que tiene mucho de arte y bastante de industria.

La relación de la indumentaria flamenca con el fenómeno de la Moda no puede ocultar su dimensión histórica, ya que se trata de un traje acuñado a lo largo de tres siglos que ha evolucionado de acuerdo con las circunstancias sociales, políticas y económicas del país en general, y de Andalucía en particular.

Por otro lado, el uso del traje de flamenca está vinculado simbólicamente a esta comunidad y, antes que otras indumentarias tradicionales andaluzas, es la que en mayor grado identifica a Andalucía en el exterior. Además, refleja una forma de ser y estar según la edad, el género, el nivel económico y el contexto geográfico, e incluso ilustra el modo en que los andaluces se relacionan, expresan los sentimientos y viven la fiesta en Andalucía.

UNA VIDA VISTIENDO EL FLAMENCO

La diseñadora Lina, destacada modista sevillana especializada en el traje de flamenca, ha trabajado desde los años 60 en el diseño y producción de estos trajes. Su actividad ilustra la evolución no sólo en el diseño y las formas, sino también los cambios experimentados en la producción y fabricación de los mismos, siempre con una fuerte vinculación con lo artesanal, tanto en los trajes para las ferias y romerías como los creados para espectáculos, cine y teatro, o incluso bodas.

La exposición se inicia con una reconstrucción del taller de Lina, realizada según las indicaciones de su personal y con los materiales que ellos mismos han prestado. Se reproduce fielmente (hasta con los hilos por el suelo y el transistor) el ambiente de trabajo.

Los 30 vestidos se exponen ordenados por usos significativos y tipos: primero los de feria, después los de romería, los de espectáculo flamenco y, por último los trajes flamencos adaptados a otros usos (películas o bodas). En cada sección, se presentan ordenados por cronología.

Los fondos se distribuyen en ocho grandes vitrinas que desarrollan estas unidades temáticas y que, además de los trajes, incluyen otras piezas de la colección del Museo de Artes y Costumbres Populares que sirven como elemento de contextualización: veladores y sillas para la caseta de la feria, un tambor y una flauta para la romería, una guitarra flamenca para el espectáculo, etcétera.

Los trajes provienen tanto de la colección de la propia Lina como de préstamos de personajes conocidos y otros anónimos, a los que la firma ha confeccionado trajes en el pasado y en el presente, ya sean para espectáculos o para las fiestas locales. Cabe mencionar entre las prestadoras a la duquesa de Alba, Isabel Pantoja, Mariló Montero, Matilde Coral o Milagros Mengíbar.

El proyecto ha contado con la asesoría científica del historiador Jesús Cuevas, del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH), impulsor de este proyecto y gran conocedor de la escuela bolera de baile y de la Casa Lina, así como de la antropóloga Rosa María Martínez, autora de varias publicaciones dedicadas a la indumentaria flamenca. La exposición ha contado con el patrocinio de la Casa Lina, la Asociación de Amigos del Museo y de la denominación de origen Montilla Moriles.