Innova.- La industria cementera andaluza apuesta por la sustitución energética para el tratamiento de residuos

Actualizado 18/08/2009 13:38:03 CET

Las cuatro empresas cementeras que operan en Andalucía invirtieron en la región 157 millones de euros para mejoras ambientales, entre 2005 y 2007

SEVILLA, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

La industria cementera andaluza apuesta por la sustitución energética como "una solución limpia y segura para el tratamiento de ciertos residuos", lo que "ofrece beneficios medioambientales". No obstante, los niveles de sustitución en Andalucía --en torno al 12,5 por ciento--, están muy por debajo de los de otros países más avanzados de la Unión Europea (UE), como Austria, Francia, Holanda o Alemania, donde se pueden llegar a alanzar valores del 80 por ciento.

En un comunicado, la Fundación Laboral Andaluza del Cemento y el Medio Ambiente (Flacema) afirmó que la valorización energética de residuos, que en definitiva viene a ser la sustitución de combustibles fósiles --como el coque de petróleo que utilizan las cementeras-- por residuos con alto poder calorífico, "permite un aprovechamiento de los recursos contenidos en estos residuos y ofrece la ventaja de disminuir las emisiones globales de gases efecto invernadero".

Así, según el director gerente de Flacema, Manuel Parejo, "antes de utilizar cualquier residuo como combustible, las empresas cementeras que operan en Andalucía --Grupo Cimpor, FYM Italcementi Group, Cementos Portland Valderrivas y Holcim España SA--, han de seguir un protocolo previo ciertamente riguroso". Para valorizar residuos, en primer lugar, es necesario contar con el visto bueno de la Administración andaluza, por medio de la correspondiente Autorización Ambiental Integrada.

Además de esto, Parejo añadió que "es necesario acometer ciertas inversiones económicas de cara a adecuar las instalaciones y el personal a los nuevos combustibles que vayan a utilizarse". De esta manera "se garantiza la salud humana y el respeto al medio ambiente".

Así, durante el periodo comprendido entre 2005 y 2007, las cuatro empresas cementeras que operan en Andalucía invirtieron en la región 248 millones de euros, de los cuales casi 157 se destinaron a mejoras ambientales. Según el director gerente, estas cifras "muestran claramente que el compromiso de la industria cementera andaluza con el medio ambiente, lejos de ser algo pasajero, se confirma como uno de los pilares básicos de su estrategia de actuación".

Por ello, aseguró que "esta preocupación por el medio ambiente y por promover la valorización energética como fórmula segura y viable de tratamiento de residuos, es también compartida por las dos organizaciones sindicales representativas del sector --la Federación Estatal de Construcción Madera y Afines de Comisiones Obreras en Andalucía (Fecoma CCOO-A) y Metal, Construcción y Afines de la Unión General de Trabajadores en Andalucía (MCA UGT-A)--, que ocupan las vicepresidencias de Flacema".

En este sentido, Parejo explicó el posicionamiento de las cementeras andaluzas en materia de sustitución al recalcar que "el sector no tiene ningún interés en sustituir residuos que tengan una posibilidad de gestión más adecuada como el reciclaje; se trata simplemente de cerrar el ciclo al eliminar de manera totalmente segura aquello que no tiene otra salida".

Al respecto afirmó que "no se trata de sustituir 'porque sí', sino de hacerlo con todas las garantías, de modo que se aproveche la implantación de las fábricas de cemento junto a las principales capitales de provincia de Andalucía". Aunque, concretó que "en caso de no aprovechar estas instalaciones, habría que utilizar el vertedero o crear nuevas instalaciones con sus emisiones adicionales asociadas".