Andalucía lidera con 1.034 casos las agresiones de hijos a padres, el 21,3% de España, según la Fundación Amigó

Publicado 03/12/2019 11:17:19CET
Imagen de archivo de un proyecto de atención a menores de la Fundación Amigó.
Imagen de archivo de un proyecto de atención a menores de la Fundación Amigó. - FUNDACIÓN AMIGÓ - Archivo

SEVILLA, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

El estudio 'Violencia filio-parental en España. Datos 2018' de la Fundación Amigó señala que los expedientes abiertos a jóvenes por violencia filio-parental por este tipo de delito se han situado en 4.833, un aumento de un 3,6% en 2018, frente a los 4.665 registrados en 2017, y tras analizar las diferentes memorias regionales de las Fiscalías de Menores de cada comunidad autónoma, los datos sitúan a Andalucía como la región donde se abren un mayor número de expedientes a menores por este tipo de delito, 1.034, el 21,3% del total.

En Andalucía, el desglose por provincias sería el siguiente: 91 en Almería; 193 en Cádiz; 97 en Córdoba, 114 en Granda; 5 en Huelva, 26 en Jaén, 155 en Málaga y 353 en Sevilla, según ha informado la Fundación Amicó a través de una nota.

Detrás de Andalucía aparecen la Comunidad Valenciana con seguida de Comunidad Valenciana con 832, la Comunidad de Madrid con 686, 405 en Canarias y 358 en Cataluña.

Las cifras revelan el grave problema social latente porque se estima que sólo se denuncian los casos más graves, entre un 10% y un 15% del total, un problema oculto, por tanto, en la mayoría de las ocasiones.

"La violencia filio-parental se ha estabilizado en los últimos años en cuanto al número de denuncias. Hay que tener en cuenta que estos datos solo señalan las situaciones más graves, ya que existe una cifra negra que no se detecta porque no se llega a la denuncia. Por ello sigue siendo necesaria la labor de sensibilización y prevención que evite la instauración de la violencia en el ámbito familiar", ha señalado Irene Gallego, psicóloga de Fundación Amigó.

"Es de gran importancia dotar de las estrategias necesarias a las familias que sufren esta problemática. Un trabajo en red que aúne pautas, formación y conocimiento sobre esta alarmante problemática, disminuirá el estigma de las familias que lo viven", ha apuntado Gallego.

Para frenar la violencia filio-parental, Fundación Amigó desarrolla el Proyecto Conviviendo en Madrid, A Coruña, Vigo, Bilbao, Torrelavega, Valencia, Castellón y Alicante. Un recurso gratuito para familias que viven situaciones de conflicto y que tiene el objetivo de acompañarlas en la adquisición de las estrategias, herramientas y habilidades necesarias para afrontar la situación desde una perspectiva diferente.
Estudio propio: "Los agentes implicados en el fenómeno de la violencia filio-parental".

La Fundación Amigó ha llevado a cabo un proyecto de investigación para conocer el perfil de las personas que viven situaciones de violencia filio-parental, trabajo que ha contado con una muestra de más de 1.000 personas.

Las conclusiones que arroja el trabajo es que la media de edad de los hijos es de 15 años y medio, mientras que la media de edad de los progenitores es de 46 años y medio. El 71,11% presenta el problema cuando los hijos tienen entre 12 y 18 años.

En el 63% la violencia la ejercen los hijos y en el 37% por las hijas. En el 30,53% de los casos son hijos únicos.

En el 74,01%, los hijos han disminuido su rendimiento escolar. En el 16,81% de los casos, los hijos han sufrido acoso escolar. En el 64,35% de la muestra analizada, los hijos presentan algún tipo de adicción.

En el 40,87%, los hijos han sido testigos de algún tipo de violencia. Más de la mitad de las personas (52,6%) forma parte de familias nucleares, seguido de un 26,5%, que son familias monoparentales maternas.

Para sensibilizar sobre esta situación, Fundación Amigó ha lanzado un decálogo de pautas para padres y madres para frenar la violencia filo-parental. Decálogo que es importante aplicarlo desde que los hijos son pequeños porque favorecerán su correcta socialización y gira en torno a tres ejes fundamentales que definen qué significa educar y que deben guiar las acciones de los referentes educativos: afecto, comunicación y disciplina.

La Fundación Amigó es una entidad sin ánimo de lucro que desde 1996 trabaja para contribuir a la transformación social e individual de la infancia y juventud más vulnerable. Desarrolla su acción a través de 10 programas y más de 50 proyectos sociales y educativos. Durante 2018 trabajaron con más de 20.000 niños y adolescentes en 7 países.

Contador