Actualizado 02/12/2015 18:46 CET

El busto de Mateo Inurria luce ya restaurado en los Jardines de la Agricultura

El busto de Mateo Inurria, restaurado y de nuevo en su pedestal
EUROPA PRESS/AYUNTAMIENTO DE CÓRDOBA

CÓRDOBA, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

El monumento dedicado al escultor Mateo Inurria, un busto que lo representa y que fue inaugurado en 1928 siendo alcalde de Córdoba Rafael Cruz-Conde, luce ahora de nuevo en los Jardines de la Agricultura, después de haber sido sometido a un proceso de restauración realizado por el Ayuntamiento de la ciudad.

La teniente de alcalde delegada de Cultura y Patrimonio del Ayuntamiento de Córdoba, María del Mar Téllez, ha elogiado en un comunicado la labor del Laboratorio de Restauración del Patrimonio Artístico Municipal que dirige el restaurador municipal Enrique Ortega, y, más concretamente, el trabajo de la restauradora que ha devuelto a esta pieza del estatuario público su esplendor, tras haber sido dañada por el vandalismo.

En este sentido, Téllez ha invitado a "fortalecer el compromiso con nuestro patrimonio público y con valores de civismo, que son seña de identidad de las ciudades más desarrolladas y visitadas del mundo", al tiempo que ha subrayado "la importancia de la educación en estos valores".

Cabe recordar que en enero de 2015 el busto del escultor Mateo Inurria sufrió un acto vandálico que lo derribó de su pedestal y que, como consecuencia, se fracturó la nariz y se produjeron importantes manchas en la superficie de mármol blanco, en el que está realizado. Ya en 2007 se intervino, tras sufrir el busto una pintada en las cejas y en el bigote, y en 2003 se reconstruyó la nariz, que fue objeto de una mutilación.

La nueva restauración ha consistido en una limpieza exhaustiva, tanto química, como mecánica. Se ha llevado a cabo también un tratamiento biocida de desinfección y preventivo, para hongos, algas y líquenes, y la reconstrucción de la nariz se ha realizado basándose en fotografías del maestro antiguas. Para ello, en primer lugar se modeló en pulpa de celulosa y después se reprodujo en resina epoxi y polvo de mármol.

Para proteger la superficie pétrea se ha realizado un tratamiento mecánico de bruñido hasta cerrar el poro (muy erosionada y corroída por la acidez de los excrementos de paloma) y se ha aplicado un consolidante e hidrofugante específicos para este fin. En último lugar se ha protegido con una solución acrílica a base de ceras, para preservarla de posibles graffitis.

El monumento a Mateo Inurria se erigió en 1926, como homenaje al escultor, que murió en 1924. La Real Academia de Córdoba mandó realizar el monumento al arquitecto Teodoro de Anasagasti, amigo de Mateo Inurria, y al escultor Adolfo Aznar Fusac, discípulo del maestro. Su viuda, María Luisa Serrano, regaló el mármol del que salió el busto. El monumento fue inaugurado el martes 25 de septiembre de 1928, cuando en la ciudad regía el alcalde Rafael Cruz-Conde.

Para leer más